lunes, 19 de diciembre de 2011

matronas y ginecólogos

Hace poco me leí un libro de Verena Schmid, una matrona a la que admiro por el rigor que tiene al escribir, lo seria que es a la hora de llevar los temas a tratar; con una base científica sólida, y también con mucho corazón.
Las matronas nos tenemos que habituar a trabajar así, a investigar a publicar, a estudiar; para que luego no vengan “listillos” a decirnos que somos unas “hierbas” o unas “iluminadas”, como desgraciadamente he tenido que oir por parte de compañeros médicos, gente que no está en este mundo (pero parece que sabe más que sabe más que nadie)...
Porque, a lo mejor, somos todo eso, y que? Pero es que nosotras tenemos la suerte de poder trabajar con el corazón, dejarnos guiar por el instinto, pero además es que la que nos respalda no es otra que la FISIOLOGÍA.
Las matronas trabajamos con la embarazada, atendemos los partos normales y luego acompañamos en el puerperio a madre y bebé. Sigo pensando que es el trabajo más bonito del mundo, también debo decir que es duro y agotador; pero en la mayoría de los momentos es muy satisfactorio.
La bibliografía médica nos avala, las últimas revisiones de la Cochrane, la OMS... Nos están venga a decir algo que es de cajón, pero parece que hemos olvidado “Señores cuando algo va bien, no intervengamos. Dejemos que la naturaleza, tan sabia, siga su ritmo; que el proceso sea fisiológico....” Y las matronas hacemos eso, conocemos como funciona el cuerpo de la mujer, los cambios a los que se tiene que adaptar, hemos estudiado mucho, y lo que tenemos que hacer es sentarnos a observar, ver como lo fisiológico no se desvía, y estar con la mujer, la pareja y el bebé...
Por eso es fundamental seguir leyendo, enriqueciendonos de lo que observamos, estudiamos, sentimos....
Desgraciadamente tenemos que seguir muchas veces justificando nuestros actos, dando cuentas de las decisiones que tomamos. He tenido que sacar varios artículos, escritos muchos por ginecólogos, que no sólo nos dan la razón, sino que demuestran la falta de interés por aprender la fisiología que tienen nuestros compañeros.
Pero no todos son así, y tengo que tirar una piedra a favor de algunos gines con los que he trabajado: ellos están formados en la patología, realmente la mayor parte de las veces actúan cuando nosotras les avisamos, y nos dejan trabajar, y nos mandan a los residentes de primer año a rotar con nosotras, a nuestro cargo y criterio, para enseñarles cómo se lleva un parto normal. Eso es trabajo en equipo.

Un saludo Sara.

1 comentario:

  1. Reconozco que antes del embarazo yo no tenia claro del todo qué era exactamente una matrona. Me quedé sorprendida cuando vi que me extendia una receta, la verdad... quiero decir que no sabia que podia hacerlo; tenia esa idea general de que los medicos estan "arriba" y son los que "cortan el bacalao" ( en este caso los que hacen las episios, triste broma) y las matronas una especie de "ayudantes"
    Ahora por supuesto lo veo de otra manera y admiro muchisimo el trabajo de las comadronas y sobre todo como bien explicas la manera de enfocarlo
    Un beso

    ResponderEliminar