lunes, 30 de enero de 2012

Parto orgásmico. Mito o realidad.

Hace tiempo que tenía pendiente escribir esta entrada. esto viene al hilo de un libro que me regaló mi hermana estas Navidades: “Pariremos con placer”. La verdad es que el título, cuanto menos, promete; y sobretodo es muy llamativo para aquellas mujeres que no han parido aún o bien han tenido una mala experiencia en sus partos.
Este es el caso de mi hermana y el mío. 
Resumiendo un poco en líneas generales, el tema central del libro gira en torno a la represión femenina, y cómo esta es la responsable de que el orgasmo uterino se haya abolido, y como consecuencia nuestros partos son muy dolorosos. 
En el libro se afirma que todas las mujeres deberían ser capaces de parir, no sólo sin dolor, sino sumidas en un intenso placer; siempre que sean capaces de librarse de la inhibición de nuestras pulsiones sexuales.
Sinceramente pienso que ese libro, si no es leído por una mente crítica, puede hacer mucho daño; realmente creo que se mezclan churras con merinas...
Bien, por un lado, es fundamental librarnos de las represiones sexuales, que culturalmente nos han inculcado. Y creo que eso va cambiando, poco a poco; pero ya podemos hablar libremente de masturbación femenina, placer, orgasmos, conocimiento de nuestro cuerpo y el de nuestra pareja... Y eso sin duda es muy importante.
Pero no nos engañemos, fisiológicamente el parto duele (como regla general). Y duele porque el utero se contrae de manera violenta, tan fuerte como para ser capaz de expulsar al exterior un bebé. El cuello uterino, se dilata, se producen pequeñas laceraciones, isquemia, rotura de vasos. y anatómicamente son zonas muy inervadas, con terminaciones para captar esos estímulos y cambios e interpretarlos como dolorosos.
Se trata de un dolor intermitente: dolor-pausa, contracción-relajación, malestar-bienestar.
Resulta más claro si consideramos al parto un proceso fisiológico paradójico de compensación. El parto representa un ataque a la integridad de la mujer. Para dar vida a otra criatura,la mujer tiene que ir en contra de su propio cuerpo.
Yo creo que lo realmente importante es que la  mujer lo vea como una prueba de superación, de amor infinito hacia su hij@, es un privilegio, una oportunidad y no como un castigo, como nos lo han vendido durante tantos siglos desde la óptica de la religión “parirás con dolor”, por mala y pecadora....
Se piensa que entre un 7-14% de los partos pueden ser indoloros, en la sociedad occidental. Corresponde, se cree, a personas que se sumergen con facilidad en un estado de hipnosis; aunque no ha sido probado. Lo que si se ha visto es que el parto se agiliza en estado de alteración de conciencia o mediante la capacidad de abandono.
En mi experiencia sólo lo he visto en dos casos. Uno de ellos se trataba de una mujer que deseaba la epidural,la pedía a gritos. Pero ese día, partos estaba lleno. No quedaba ninguna sala de dilatación libre, y los anestesistas se negaban a poner la epidural en los paritorios. Ella estaba desesperada, y la pareja desencajada. Pero no podíamos hacer otra cosa, que ofrecerle mi acompañamiento como matrona. estaba hiperventilando, gritaba “no voy a poder, yo no me he preparado para esto!!!!” De repente entre contracciones cerró los ojos, parecía que estaba dormida; pero no. Continuaba teniendo contracciones, porque se registraban y su respiracion era más profunda; pero ya no gritaba, ni se retorcía Estaba relajada. Cuando llegó el momento sólo giró un poco la pelvis, abrió las piernas y sin abrir los ojos, con una voz pausada dijo “ya viene” y el bebé salio. No hubo gritos, ni muecas de dolor. Ella había aceptado la situación y se había dejado llevar. No parecía que había habido dolor, pero no hubo orgasmo.
Los partos orgásmicos están documentados, yo los he visto en un video “orgasmic birth”, muy bueno; pero no es la generalidad. Y por mucho que nos entrenemos la inmensa mayoría de las mujeres no tendremos orgasmos en nuestros partos; por lo que escribir sobre ellos es como hablar de una pequeña peculariedad que ocurre en la naturaleza.
Un saludo, Sara.

10 comentarios:

  1. Sin creer en ese libro "a pies juntillas" yo si creo que mucho dolor del parto es 'cultural' mejor dicho, no el dolor (que como dices es fisologico) sino el sufrimiento. Toda una vida recibiendo la informacion de que el parto es lo peor. El miedo, el desconocimiento, el entorno, el ir contra la naturaleza, la tensión... es como dice la Gutman, la diferencia entre un polvo fantastico y una violación. "Fisicamente" hay una penetracion, se podria decir que "es lo mismo" pero la disposicion de la mujer, el estar tranquila, feliz, relajada, el amor.... o el terror, el miedo el pánico.. vuelven las cosas muy distintas
    Yo tambien opino que el parto orgasmico no se deberia plantear como objetivo, pero hoy en dia los partos son demasiado intervenidos y sobre todo hay demasiados topicos y prejuicios, como "mientras el bebé esté bien lo demas no importa"

    ResponderEliminar
  2. la esencia de la entrada es esa. No me gustaría que mujeres como mi hermana, que no tuvieron un buen parto y anheñan algo bonito, se pongan como objetivo el orgasmo en el parto. Ya que si bien,éste existe, no es la norma por mucho que nos libremos de presiones.
    LA vivencia del parto está totalmente condicionada por la cultura, lo que nos han inculcado, nuestros miedos, tabues, la educación recibida... Y creo que es justo esa preparación la que debemos buscar: la de ser capaces en el momento del parto de dejarnos llevar realmente y que se nos permita hacerlo, sin que importe que pensaran de mi, que imagen daré o si soy o no buena paciente....
    Un saludo Esther, y como siempre muy constrcutivos tus comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Sara, es muy halagador viniendo de ti

    ResponderEliminar
  4. Al respecto de este tema tan interesante, una amiga que estuvo haciendo prácticas de Medicina Tradicional China con indígenas de Colombia y Venezuela dice que allí las mujeres no tienen tanto miedo al parto (al dolor del parto) como aquí, y qué fue allí donde oyó por primera vez el concepto de "parto orgásmico". Ella me cuenta que allí muchas mujeres esperan y viven el parto con gozo y alegría y por supuesto con la sola atención de la partera. Por lo que yo veo, me parece una cuestión muy muy cultural. Al igual que existen grandísimas diferencias culturales en la forma de tratar la enfermedad.
    ¡Me encanta este blog! Y me sirve de mucho todo lo que leo aquí. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda la vivencia del dolor es cultural, está modulado en gran parte por la sociedad en la que la mujer que va a parir está inmersa (lo que se espera de ella, como se supone que tiene que reaccionar ante las contracciones...). Un saludo, y gracias por leer lo que publico.

    ResponderEliminar
  6. Yo alucino leyendo esto y muchos de los comentarios que circulan por internet sobre el parto. Yo solo puedo hablar del mio y fue realmente horroroso, sufri muchisimo y despues de dos meses aun tengo unos dolores terribles del inmenso desgarro que tuve. Y no estuve para nada mal atendida, porque el ginecologo es intimo amigo mio y me estuvo asistiendo el. Hay partos mas cortos y otros mas largos, pero casi todos son con dolor y aunque luego lo olvides pasas unos momentos horribles. Solo falta que las mujeres nos culpabilicemos de que tenemos dolor porque no nos controlamos lo suficiente, estamos condicionadas por la cultura o no estamos lo suficientemente elevadas espiritualmente...anda ya!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. encaren el parto como lo que es: algo fantastico que solo las mujeres pueden atravesar! y si se enfocan en que puede ser mejor, es decir, sin dolor o con un orgasmo entonces seguro el parto va a ser el mejor dentro de sus posibilidades...

    no se trata de ponerse el objetivo del orgasmo sino de saber que es una posibilidad y encarar el parto en positivo!

    acaso tener un hijo no es algo que muchisimas mujeres tienen como uno de sus objetivos en sus vidas? entonces creo que enfocarse en no padecer embarazo y el parto, sino en disfrutarlos (con sus partes mas duras o complicadas que nadie dice que no existan)...

    mi humilde opinion en busca de aportar algo positivo... SALUDOS!

    ResponderEliminar
  9. Pues yo si creo que es cultural y además fruto de cómo se atienden los partos en España, en general excesivamente medicalizados. El parto es un acto sexual, y normalmente no se atiende el parto como tal. Yo no podría tener relaciones sexuales con gente haciéndome tactos para decirme cuando es el mejor momento de la penetración, ni dirigiendo mis movimientos durante el coito, gente mirando, estudiantes hablando sobre cómo lo hago, focos iluminándome..., etc. De la misma manera que las relaciones sexuales pueden ser dolorosas o placenteras, lo puede ser el parto.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo si creo que es cultural y además fruto de cómo se atienden los partos en España, en general excesivamente medicalizados. El parto es un acto sexual, y normalmente no se atiende el parto como tal. Yo no podría tener relaciones sexuales con gente haciéndome tactos para decirme cuando es el mejor momento de la penetración, ni dirigiendo mis movimientos durante el coito, gente mirando, estudiantes hablando sobre cómo lo hago, focos iluminándome..., etc. De la misma manera que las relaciones sexuales pueden ser dolorosas o placenteras, lo puede ser el parto.

    ResponderEliminar