jueves, 5 de enero de 2012

Sobre respiraciones en el parto, que lío!!!!


Aún recuerdo las clases de preparación al parto a las que asistí en mi primer embarazo, lo que más lío y confusión me creaba era la explicación de las respiraciones.
No logré memorizar cuantas había, pero es que no eran una ni dos: las había para el principio (hasta que estás de 4cm), para el medio, por si te ponen oxitocina, para cuando quieres empujar y el gine o la matrona no te lo permiten, para cuando la contracción es espontánea y está en el pico máximo..... Parecía que estaba todo muy controlado, te dirigían la forma de respirar, la cantidad de aire que tomar o soltar en cada momento concreto del parto....  Vamos que había que hacer un máster. 
Luego te pones de parto en casa y como no sabes de cuanto estás dilatada, te sientes perdida, te dan ganas de meterte los dedos para hacer como hace la matrona y saber de cuanto estas, para poder consultar tus apuntes y hacer la respiración nº 1, 2, 3 o yo que sé... Pero claro, una vez los dedos en la vagina, que buscamos??? Con lo cual descartas esa opción.... Y claro, por un lado te han dicho claramente que no puedes pasar de una respiración a otra hasta que no vayas avanzando en el parto; y por otro te recriminan pecar de primeriza y abusar de los servicios de urgencia cuando te has puesto de parto; te dicen“hay que esperar en casa mucho, muchísimo tiempo”. Pero claro, como todo es tan relativo. Y el agobio por estar haciendolo mal continúa....
Mi experiencia en el otro lado, como matrona en paritorio, es muy graciosa... Mi labor es la de ,una vez que te presentas, le dices a la mujer que respire tranquila, como el cuerpo le pida: y lo más gracioso es ver la cara de estupor de la mujer (que antes de decirte su nombre, te coge la mano desesperada y te grita “se me han olvidado las respiraciones, lo estoy haciendo todo mal!!!” , bien empezamos...) y la pareja, que muchas veces trae la libreta con los apuntes de las clases de preparación al parto, con el registro riguroso del intervalo entre contracciones, la duración de éstas y cuanto le dolía... Un trabajo de chinos... Este comportamiento, generalmente del varón ,merece la pena un capítulo a parte...
Pero el tema es desaprender lo aprendido, todo el tiempo malgastado en aprender determinadas respiraciones dirigidas a incidir artificialmente en el estado de ánimo de la mujer; ya que está concebida para ajustar su conducta a lo que se espera de ellas.
Las técnicas enseñadas no tienen en cuenta la relación que existe entre estado de ánimo, hormonal y respiración. Por eso no respiramos igual cuando tenemos miedo, reimos, estamos relajados, asustados,doloridos, dormidos o tenemos un orgasmo. Es el propio organismo el que, a través de nuetro sistema nervioso y hormonal, el que regula la respiración adecuada a cada circustancia.
Las respiraciones aprendidas en muchas clases de educación maternal, dejan a la mujer agotada, y pueden desembocar en  algunas situaciones no deseables, como la hiperventilación que tiene consecuencias en la madre y el bebé.
Así que respiremos, sin pensar en como lo hacemos; que parir es mucho más facil que todo esto.....
Un saludo, Sara. 

1 comentario:

  1. No es porque sea tu marido pero me ha gustado mucho. En nuestro medio, sólo se puede ser transgresor cuando se es estudioso y se argumentan las cosas, cuando te respalda la evidencia científica y cuando, para discutirte una idea, deben aportar bibliografía y atarse los machos bien porque te lo sabes de cojones... Tú cumples con todo eso de sobra y, como me lo has demostrado, te respeto absolutamente en el aspecto científico pero, sobre todo, te quiero.
    J

    ResponderEliminar