lunes, 27 de febrero de 2012

¿Cómo saber si mi bebé mama lo suficiente?



Es una gran preocupación que invade frecuentemente a las madres, tanto primerizas como no.
En esta entrada he intentado recoger aquellas pistas que nos orienten, y a la vez nos dejen un poco más tranquilas con respecto a este tema. Sin embargo recalcar que lo esencial en la crianza es el sentido común, dejarnos guiar por lo que nuestro instinto nos dicta. Al fin y al cabo es nuestro hijo, y nadie le conoce mejor que su madre, no?
Los signos que indican que nuestro bebé está tomando suficiente leche son los siguientes:
Ganancia de peso: Durante la primera semana después del parto un bebé puede llegar a  perder hasta un 10% de su peso al nacer, esto se considera fisiológico. Normalmente ese peso lo suelen recuperar alrededor de las 2-3 semanas. Los bebés amamantados suelen (pero no siempre) engordar más rapidamente que los alimentados con leche artificial durante los primeros 2-3 meses. Después suelen ganar peso más lentamente. Si un bebé no engorda o pierde peso puede ser debido a que no recibe leche suficiente (aunque se deberían considerar otros factores como alergias, enfermedades, etc).
Es importante que sepamos que cada bebé es diferente en cuanto a su desarrollo, y si no aumenta de peso según los percentiles estipulados, pero sin embargo cumple los requisitos de los que hablaremos más adelante, es posible que esté bien alimentado.
Ojos: Un bebé que recibe leche suficiente debería tener los ojos húmedos mientras que si sufre de deshidratación suele tener los ojos hundidos.
Piel: Una piel suave e hidratada indica que la ingestión de líquidos es la correcta. Un bebé que no recibe leche suficiente puede estar pálido con la piel muy seca, arrugada y que se magulla facilmente. Si el bebé sufre de deshidratación la piel perderá su turgencia, es decir, perderá su elasticidad normal y si se pellizca, queda pinzada en lugar de volver a posición de forma rápida.
Expresión facial: Un bebé que está bien hidratado muestra interés en mirar a su madre o a cualquiera que lo tenga en brazos. Un bebé desinteresado puede indicar que no está recibiendo leche suficiente. A veces los bebés que no reciben leche suficiente tienen una expresión de ansiedad en la cara.
Frecuencia de las tomas: Los recién nacidos suelen amamantar entre 8-12 veces en 24 horas durante las primeras semanas. Algunos bebés necesitan amamantar cada hora, sobre todo durante una crisis o brote de crecimiento. Sin embargo, si un bebé parece que tiene hambre una 1/2 hora después de una toma puede ser debido a que no está recibiendo leche suficiente (sobre todo si la madre tiene los pezones doloridos o agrietados). Aunque algunos bebés sí que amamantan frecuentemente y no necesariamente es debido a que tienen hambre sino que usan el pecho como un chupete, es decir usan el pecho para reconfortarse. Ésto es normal y uno no debe preocuparse, es mejor poner el bebé al pecho cuando lo pide que sustituirlo por un chupete.
Patrón de sueño: Un recién nacido que duerme mucho. Cada bebé tiene su propio patrón de sueño y los intervalos entre toma y toma varían. Sin embargo, muchos bebés que amamantan tienen un período de sueño largo en 24 horas (de 3-5 horas) normalmente por las mañanas. Los recién nacidos suelen (y deben) mamar mucho por las noches porque es cuando los niveles de prolactina (hormona que estimula la producción de la leche) son más altos. Este período de tomas nocturnas puede durar hasta los 4 meses. Además, la mayoría de los bebés tienen por lo menos un período en el que amamantan constantemente, normalmente por las noches (entre las 6-10 de la tarde/noche). Durante este período es imposible saber cuándo una toma termina y otra empieza porque el bebé mama de forma constante (de los dos pechos). A medida que el bebé crece suele dormir menos.
Llanto: El llanto no suele ser un signo de hambre fiable. Algunos bebés lloran mucho, no necesariamente porque no están recibiendo leche suficiente. El llanto inmediatamente después de una toma no indica necesariamente que el bebé tiene hambre. Sin embargo, un llanto débil puede ser indicativo de deshidratación.
Producción de orina: La orina que produce un bebé bien hidratado debería oler muy poco y ser de color amarillo muy claro. Si la orina es de color amarillo oscuro y huele mal (a amoniaco) o si no hay orina puede ser debido a que el bebé no recibe leche suficiente.
Y para desmitificar algunas de las creencias falsas acerca de la lactancia materna, expliquemos algunos de los signos que nos pueden hacer inferir que nuestra producción de leche no es suficiente.
El bebé amamanta de forma frecuente: La leche materna se digiere en 1 1/2 – 2 horas por lo que los bebés necesitan amamantar frecuentemente.
El bebé, de repente, aumenta el número y/o la duración de tomas: Esto se debe normalmente a un brote de crecimiento. Suele durar unos 2-3 días pero a veces duran hasta una semana. Si hace mucho calor, el bebé también aumenta el número de tomas para saciar su sed.
El bebé mama muy a menudo y está irritable por las tardes/noches: Esto es normal. A ciencia cierta no se sabe por qué ocurre pero hay distintas teorías:
  • Una de ellas es que la madre tiene un volumen de leche menor hacia el atardecer (lo cual desespera al bebé y quiere amamantar constantemente).
  • Sin embargo, el Dr Peter Hartmann (un investigador sobre la lactancia materna) descubrió que éste no es el caso. El Dr Hartmann dice que hacia el atardecer el flujo de la leche suele ser más lento y eso es lo que frustra al bebé.
  • Otra explicación es que el bebé llora y mama mucho debido a que su sistema nervioso es inmaduro.
  • Por último, otra teoría es que los bebés que viven en los países occidentales no tienen tantas oportunidades de mamar muy a menudo durante el día (en algunos países, los bebés suelen ser llevados por las madres en portabebés y por tanto amamantan continuamente) y necesitan recuperar esas tomas perdidas por la noche.
  • Además el cólico del lactante se suele dar al atardecer, y es muy reconfortante para el bebé succionar.
Las tomas no son tan largas como antes: A medida que el bebé crece su succión es más efectiva y puede extraer la leche de forma más rápida.
El bebé se traga un biberón de leche artificial o leche materna extraída inmediatamente después de una toma: Sin embargo, esto no indica que la madre no tiene leche suficiente. La razón por la un bebé es capaz de tomarse un biberón entero de leche (materna o artificial) es porque la tetina, que es más dura que el pecho, hiperestimula la succión del bebé al tocarle el paladar superior. Otra razón que obliga al bebé a comenzar la succión con un biberón es que cuando el biberón se mete en la boca del bebé, ésta se llena de leche obligando al bebé a tragar. El tragar obliga al bebé a succionar de nuevo, lo cual, a su vez, extrae más leche y el bebé traga otra vez. Esto puede llevar a la errónea creencia de que el bebé tiene mucha hambre porque la madre no tiene leche. Otro problema es que la leche en el biberón (sobre todo la artificial) tiene la misma consistencia (al contrario que la leche materna que tiene más grasa hacia el final de la toma) por lo que no obliga al bebé a sentirse saciado (se dice que es el contenido en grasa lo que hace que el bebé se sienta saciado y deje de mamar).
Los pechos no tienen pérdidas de leche o pierden poca leche: Esto es debido a que los pechos son más efectivos en la producción de la leche.
Los pechos son más blandos: Normalmente ocurre a partir de las 6 semanas. Esto no indica que la madre no tenga leche suficiente, sino que los pechos solo producen leche cuando el bebé la necesita.
La madre no siente la subida de la leche o no la nota como la notaba antes: Muchas mujeres nunca llegan a sentirla, lo que es independiente de la cantidad producida.
La madre no produce mucha leche o no produce leche alguna cuando la intenta extraer (de forma manual o con un sacaleches): Muchas mujeres son incapaces de extraer leche, incluso aunque tienen mucha leche. La habilidad de extracción de leche depende mucho de la técnica o del sacaleches utilizado.

Un saludo, Sara
www.matronamadrid.com

2 comentarios:

  1. Un post muy útil, yo conozco varios casos de chicas que no producían suficiente leche y tuvieron que buscar otra alternativa como es el caso de la leche para bebes.

    Un saludo,

    Carol

    ResponderEliminar
  2. un articulo de mucha utilidad, para todas las madres fundame3ntalmente las primerizas, suele ser un plus de stres añadido el tema de la alimentacion de su bebe. Muy bien explicado y seguro que solucionara muchas dudas

    ResponderEliminar