lunes, 19 de marzo de 2012

Baby Blues


En el postparto, uno de los síntomas de los que más se habla y preocupa es la tristeza postparto o baby blues que afecta a un 80% -85% de las madres durante los días  que siguen al parto, probablemente debido a los cambios hormonales que están sufriendo en este momento crucial de sus vidas, aunque también al cansancio, los nervios y la falta de sueño que acarrea la nueva situación.
Se sabe que después del parto hay un aumento de estrógenos y de progesterona que influyen en el estado emocional de la mujer (este efecto se observa en los días previos a la menstruación).
La recién estrenada mamá puede tener bruscos cambios de humor en los que siente tristeza y ansiedad; sensación de vacío; dificultades para dormir o sueño excesivo.
Llanto o sollozo fácil; irritabilidad, sentimiento de culpa por no estar feliz, como espera su entorno familiar; necesidad de ayuda, que generalmente no es capaz de pedir; pensamientos pesimistas; alteraciones del apetito, ya sea con un exceso de ingesta de los alimentos o pérdida de las ganas de comer:
Fatiga y falta de energía, si bien la madre estará más cansada por la falta de un sueño reparador todas las noches; dificultad para concentrarse;ansiedad; imsomnio; y también puede sufrir dolores de cabeza, trastornos digestivos o dolores crónicos.
Pero el aspecto biológico expresa una parte del problema, ya la madre también se ve sometida a una situación de estrés psicológico ante el cambio de vida que produce el cuidado de su hijo ya que su sueño se altera, el amamantamiento le produce un desgaste fisiológico a su organismo y estos cambios puede crearle ansiedad.
Si no ha sido advertida, una madre puede sorprenderse de no sentirse tan feliz como esperaba con la llegada de su hijo y llegar incluso a pensar que no es una buena madre; pero un poco de reposo y apoyo suele bastar para superar sin problemas ese período, especialmente si se tiene en cuenta que es algo normal y transitorio.
Los síntomas de la tristeza postparto no son severos, y no es necesario ningún tipo de tratamiento médico.
Pero lo que puede hacer la mamá para sentirse mejor durante esta etapa de tristeza puerperal es dormir cuando el bebe duerma, tratando de no preocuparse de las tareas de la casa o de los compromisos sociales; pedir ayuda de la pareja y compartir con ella lo que siente, pensando que la convivencia con su bebé implica un aprendizaje mutuo.
También es muy importante la ayuda de las abuelas, familiares cercanos o amigos porque se crea alrededor de la nueva mamá una red de apoyo que la ayudará a superar esta etapa.
Y, sobre todo, puede ser muy beneficioso unirse cuanto antes a un grupo de apoyo dirigido a las nuevas madres y hablar con otras mámás para intercambiar ideas.
Lo más importante es lograr que la mujer no se sienta sola, sino que encuentre apoyo en su entorno; y sea capaz de pedir ayuda cuando lo necesite.

Los casos de depresión postparto son alrededor del 10-15%, es decir que la mayoría de las veces que decimos que una mujer la tiene, nos estamos refiriendo realmente a una tristeza. Los síntomas de la depresión son mucho más acusados, y más graves; y se prolongan en el tiempo. Más adelante hablaré de  las patologías: depresión y psicosis postparto.

Un saludo  Sara.
www.matronamadrid.com

4 comentarios:

  1. Yo no entendía nada sobre la depresión post-parto (antes de ser mamá) pero durante el embarazo leí "La maternidad y el encuentro con la propia sombra" y me encajaron muchas piezas del puzzle

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que muchas veces necesitamos que pongan palabras a lo que sentimos, porque parece que así lo aceptamos mejor. Que alguien te explique desde fuera que lo que sientes es normal, que no pasa nada si no estás exultante, o si de repente lloras. Parece que tenemos a nuestro bebé precioso y no se nos está permitido sentir otra cosa que no sea plena felicidad...
    Yo me leí un libro que en mi segundo puerperio me hizo bastante daño; pero me repuso, aún y todo.
    Gracias por compartir ese libro que te ayudó, no lo conocía. a ver si me hago con él; me podrías decir quién es la autora. Un saludo, Sara.

    ResponderEliminar
  3. Claro, Sara, disculpa pero pensaba que lo conocías y con las prisas no la he nombrado, la autora es Laura Gutman. Hay a quienes les parece demasiado pronfunda; mi opinión es que sin llevar el libro a misa, muchas de las cosas que explica a mi me parecen ciertas, me cuadran y me encajan. Ya me dirás qué te parece.
    No se si te refieres a lo mismo con lo de leer un libro que hace daño... a mi este libro de Gutman si que habia veces que me ponia el "dedo en la llaga"
    Ahora espero que me digas tu a mi cual es ese libro.

    Otro tema es lo que desde todos los medios se nos intenta vender cmo la maternidad: una nube rosa de perfeccion y empalagosa dulzura, comercial y preparada; la realidad no es asi, es mucho mas viva

    ResponderEliminar
  4. Pues Esther, justo ese libro de la Gutman no lo conocía. El que yo me leí también lo escribió ella, el título es "Puerperios y otras exploraciones del alma femenina". El caso es que el momento no era el adecuado, ya que sabes qeu su visión es muy del psicoanálisis, y creo que esa corriente ha hecho mucho daño a los padres de niños con autismo y otras alteraciones dentro del mismo espectro. Son de la opinión de que su "alteración" es debida a la relación patológica con las madres, se nos llama "madres nevera" y te aseguro que soy todo menos fría con mis hijos... Pero supongo que muchas cosas las llevamos mal dependiendo del momento por el que estemos pasando por nuestras vidas. Un saludo, Sara.

    ResponderEliminar