domingo, 4 de marzo de 2012

El síndrome premenstrual y trastorno disfórico premenstrual. Afecciones sólo de mujeres.

Esta semana que ha terminado he asistido a una ponencia realizada por una psiquiatra sobre la depresión y la mujer, está englobada dentro de un congreso sobre salud y medicina de la mujer.
Me gustaría recalcar algo que la Dra. García Portillo ha dicho: “las mujeres enfermamos de una forma diferente, y también sanamos de una manera diferente”. Ha hablado que determinadas patologías mentales están claramente ligadas al sexo, como la depresión, las adicciones...
Voy a hablar algo que afecta sólo a las mujeres, y de lo que hemos oído hablar, y segura que muchas padecen como es el síndrome premenstrual; y también del trastorno disfórico premenstrual, como afectación mayor.
El primero es un trastorno que, ocurre unos 7-10 días antes de la menstruación y desaparece poco después de su comienzo.La frecuencia exacta es desconocida pero se estima que un 30% de las mujeres tienen algún síntoma antes de la menstruación, y que un 10% presenta síntomas importantes que afectan a su actividad diaria.
El síndrome premenstrual parece estar relacionado con las los cambios en los niveles de estrógenos y progesterona.
El tipo de síntomas y su intensidad varían de una mujer a otra y de un ciclo a otro. En muchas mujeres los síntomas son significativos pero de corta duración y no resultan invalidantes; en otras la paciente no puede desarrollar su actividad habitual.
Los síntomas más frecuentes son irritabilidad, depresión, fatiga, somnolencia, cefaleas, edema en piernas, abdomen o mamas, incremento del apetito o apetencia por sabores determinados, aumento de peso( por retención de líquidos), nerviosismo, falta de control, agitación, ira, insomnio, dificultad de concentración, letargo, depresión y fatiga intensa.
Los síntomas relacionados con la retención de líquidos son edema, aumento transitorio de peso, oliguria y tensión y dolor mamarios. Los síntomas neurológicos y vasculares incluyen cefalea, vértigo, síncope, parestesias en las extremidades, facilidad de aparición de hematomas y palpitaciones cardíacas. La epilepsia puede agravarse. Los síntomas gastrointestinales incluyen estreñimiento, náuseas, vómitos y cambios del apetito. Puede haber pesadez o presión pélvica y dolor de espalda. También pueden surgir problemas de la piel como acné, agravamiento de otros trastornos cutáneos. Los problemas respiratorios (p. ej., alergias e infección) y oculares (p.ej., alteraciones visuales y conjuntivitis) pueden empeorar.
Más grave es el trastorno disfórico premenstrual, ya que los síntomas que la mujer presenta son más acusados e importantes. La causa es desconocida, al igual que el anterior; aunque las hormonas parece que juegan un papel clave. Entre el 3 y el 8% de las mujeres se ven afectadas durante los años en los que tienen periodos con regla.
Los síntomas del síndrome disfórico premenstrual son similares a los del síndrome premenstrual; sin embargo, generalmente son más graves e incapacitantes e incluyen al menos un síntoma relacionado con el estado de ánimo. Los síntomas se presentan durante la semana justo antes del sangrado menstrual y generalmente mejoran al cabo de unos cuantos días después de que comience el período.
Se deben presentar 5 o más de los siguientes síntomas para diagnosticar el síndrome disfórico premenstrual, incluyendo un síntoma relacionado con el estado de ánimo:
  • Desinterés en las actividades diarias y en las relaciones con los demás
  • Fatiga o falta de energía
  • Sentimiento de tristeza o desesperanza y posibles pensamientos suicidas
  • Sensación de tensión o ansiedad
  • Sentimiento de pérdida de control
  • Deseo vehemente por consumir alimentos o comilonas excesivas
  • Altibajos en el estado de ánimo caracterizados por períodos de llanto
  • Ataques de pánico
  • Irritabilidad o ira persistente que afecta a otras personas
  • Síntomas físicos como distensión abdominal, sensibilidad en las mamas, dolores de cabeza y dolor muscular o articular
  • Problemas para dormir
  • Problemas para concentrarse
Un estilo de vida saludable es el primer paso para manejar el síndrome disfórico premenstrual. Algunos de los puntos clave son:
  • Consumo de una alimentación equilibrada (con más granos integrales, verduras, frutas y disminución o suspensión del consumo de sal, azúcar, alcohol y cafeína).
  • Ejercicio aeróbico regular a lo largo del mes para reducir la intensidad de los síntomas del SPM.
  • Evaluar el sueño.
  • Mantenga un diario o calendario para registrar:El tipo de síntomas que está experimentando,la intensidad,la duración
  • Evaluar la necesidad de ayuda psicológica
  • Los antidepresivos pueden servir.
Otros tratamientos que pueden servir abarcan:
  • Anticonceptivos, pero su uso para este fin es controvertido ya que pueden disminuir o incrementar los síntomas del SPM, incluso la depresión.
  • Diuréticos pueden servir para las mujeres que experimentan aumento significativo de peso debido a la retención de líquidos.
  • Suplementos nutricionales, como la vitamina B6, el calcio y el magnesio.
  • Analgésicos, como paracetamol o ibuprofeno, para el dolor de cabeza, el dolor de espalda, los cólicos menstruales y la sensibilidad en las mamas.
Los síntomas del síndrome disfórico premenstrual pueden volverse tan intensos que interfieren con la vida diaria de una mujer. Las mujeres que sufren de depresión pueden presentar síntomas peores durante la segunda mitad de su ciclo menstrual y pueden requerir cambios en sus medicamentos.
Hasta un 10% de las mujeres que informan sobre síntomas de síndrome premenstrual, en particular aquéllas con síndrome disfórico premenstrual, ha tenido pensamientos suicidas. El suicidio en mujeres con depresión es mucho más probable que ocurra durante la última mitad del ciclo menstrual.
El síndrome disfórico premenstrual puede estar asociado con trastornos en la alimentación y el tabaquismo.
Un saludo, Sara.

9 comentarios:

  1. Hola:
    El otro día leí este enlace:
    http://www.migueljara.com/2011/07/04/las-nuevas-enfermedades-mentales-que-se-preparan-otra-pandemia-precocinada/

    Y es para reflexionar. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí que es para reflexionar, ya que casualmente la psiquiatra de la conferencia a la que asistí insistía en la importancia de añadir a la DSM-V los dos trastornos que te he comentado antes. Y de lo bien que iban los antidepresivos en estas mujeres.
      Si pretende medicar a todas las mujeres que en algun ciclo sufrimos esto, vamos apañadas!!!
      Gracias por compartir el enlace. Sara

      Eliminar
  2. buen articulo, muy interesante

    ResponderEliminar
  3. Hola Sara, si tienes un rato me gustaria saber tu opinion sobre esto http://conectacontuciclomenstrual.wordpress.com/2011/12/07/la-fase-premenstrual-y-el-otono/
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, gracias por el link. Me parece muy interesante, y además al igual que su autora, me encanta el pesto...
      Sin duda, el síndrome premenstrual , tal y como he realizado la entrada, lo he enfocado desde el punto de vista de la patología, y a lo mejor ahí está el error. Si lo miramos desde otro prisma, como las estaciones, el otoño... sin duda lograremos vivirlo y sentirlo de otra manera.
      En nosotras está el poder de sentirlo de otra forma, como algo único, y como dice el artículo que me recomiendas puede ser una oportunidad de mirar hacia nosotras, adentro, permitirnos dedicarnos algo de tiempo.
      Un saludo, y como siempre mil gracias. Sara

      Eliminar
    2. Gracias a ti por tu blog ;)
      No se si conoces este blog pero 'casualmente' he leido, aunque aun no he podido leerlo con calma... este articulo
      Mas sobre el tema para aportar puntos de vista interesantes
      http://estudiosobreelutero.blogspot.com/2012/02/sindrome-premenstrual.html
      Saludos

      Eliminar
  4. Hola, un grupo de pacientes curadas del SPM y de muchas más afectaciones relacionadas con el ciclo menstrual, hemos creado una plataforma divulgativa ara dar a conocer algo muy importante: se ha demostrado que la causa de estos síntomas no está en las hormonas, sino en problemas del útero que pasan desapercibidos en controles ginecológicos habituales.
    Recomiendo la siguiente página:
    http://histerotoxemia.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. gracias por la información yo recomendaría el aceite de onagra ya que trabaja directamente en nuestras hormonas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, ya se ha demostrado que el problema no es hormonal sino de una inflamación crónica del útero. Entiendo que los cambios de paradigma llevan su tiempo, pero es lo que hay.

      Eliminar