martes, 13 de marzo de 2012

LAS FASES LUNARES Y EL PARTO

Hoy es martes y trece, día especial para aquellas personas supersticiosas; lo que me ha dado una idea: investigar un poco acerca de la creencia popular sobre la influencia de la luna y el trabajo de parto.
Son muchos los aspectos que relacionan a la mujer con la luna, podemos hablar de la relación entre la menstruación y el ciclo lunar de 28 días (que se remonta a la época de Aristóteles); para calcular la duración de un embarazo se emplean meses lunares. El ciclo lunar influye en los procesos reproductivos de algas, gusanos y ostras; y muchos pueblos desde la Antigüedad clásica han creído que también en los seres humanos ejercía cierto influjo,aumentando o disminuyendo el deseo sexual y la capacidad reproductiva de las mujeres.
Pero quizás el aspecto más divulgado que relaciona luna y mujer sea el momento del inicio del parto. Aunque en España es tradicional pensar que la luna llena o los cambios de fase son los responsables del comienzo del parto, en la literatura también se mencionan la luna nueva o la luna creciente. Es decir, cualquier estadio de la luna es bueno para desencadenar el parto, menos el cuarto menguante, ya que la “sabiduría popular” lo relaciona con partos largos, difíciles, que se pueden estancar...
Existe también creencia con la relación de la luna y el sexo del recién nacido, e incluso con la aparición de enfermedades en el niño o bien como factor de protección para las mismas.
Para quien desconozca la creencia, se dice que la luna tiene efecto sobre las embarazadas de la misma manera que afecta a las mareas (ya sabéis que la marea sube de noche por el efecto gravitatorio de la luna),y como los humanos no sólo somos en nuestra mayoría agua, sino que los bebés además habitan en un medio acuoso llamado líquido amniótico y en cada cambio de fase lunar (y sobretodo con la luna llena) las probabilidades de parir aumentan.
Desde mi experiencia en el servicio de partos, existen días y noches en los que el número de bolsas rotas, aguas meconiales, e incluso partos es mucho mayor que otros; y aunque siempre miramos a la luna (que supersticiosas, no?); al final esos días no siempre coinciden con la luna llena, creciente o fase de cambio lunar...
He hecho una pequeña búsqueda bibliográfica sobre este tema, y serio , serio no hay mucho publicado; y en todos los estudios la conclusión de los autores es la misma: 
“la fase lunar no influye en la frecuencia de los partos, ni la presión atmosférica en la rotura espontánea de membranas, no encontrándose ninguna relación entre ambas variables.”
Sinceramente, me he llevado un chasco, ya que la luna siempre me ha fascinado, y la verdad es que creer que nos pueda influir, es algo tan mágico como creer en los Reyes Magos. Al menos para mí... 
Sólo he encontrado la referencia de un artículo escrito por una matrona, a la que le he pedido si me lo puede hacer llegar, en el que se asegura que las fases lunares tienen una clara influencia en el tipo de parto, y en el momento en el que se desencadenan. Me gustaría valorar el rigor, las variables que toma en cuenta y cómo llega a las conclusiones.
Ya os contaré...
Un saludo, Sara.  www.matronamadrid.com 

1 comentario:

  1. Todos los cambios que sufre el cuerpo durante el embarazo dejan a las mamitas expuestas a ciertas enfermedades. Un control prenatal mediante estudios con ecografías nos ayudará a detectar oportunamente cualquier enfermedad y así poder brindar el mejor tratamiento. La ecografía 3D constituye la última novedad en servicios de ecografías. La ecografía 3D nos permite obtener impresionantes imágenes con un extraordinario realismo. Las ecografías 4D en alta resolución brindan una claridad de imagen con un realismo único.

    ResponderEliminar