miércoles, 25 de abril de 2012

¿Cómo duermen los bebés?

Seguro que lo que voy a describir le a pasado a más de uno, y varias veces con sus bebés: 
meciendole, dandole el pecho al bebé o paseándole sus ojos comienzan a cerrarse, la respiración es irregular y el cuerpo del pequeño empieza a relajarse en tus brazos. Los ojos se cierran por completo y algunos tienen pequeñas contracciones musculares. Los brazos suelen estar flexionados, y puedes observar pequeñas muecas, sonrisas, gestos involuntarios con la cara. Si está mamando, puede incluso continuar succionando, pero de manera más superficial. Entonces, lo coges y depositas a tu bebé “dormido” en su cuna, conteniendo tu respiración (sin hacer ni un ruido), intentas salir lo más silenciosamente de la habitación y entonces, maldición, se despierta y se pone a llorar (como si su cuna tuviera pinchos... ).
Muchos de nosotros, yo la primera nos hemos sentido totalmente desconcertados, pero tiene una explicación muy sencilla: Estaban en fase de sueño ligero, si hubieramos esperado unos 20 minutos (que es lo que suele tardar un bebé en entrar en fase de sueño profundo), seguramente el resultado hubiera sido diferente: las muecas habrían desaparecido, la respiración del bebé sería pausada y profunda, las manos se habrían abierto, no habría tensión en brazos, los músculos estarían por completo relajados.
Estas últimas son las señales que aprenderemos a descubrir si observamos a nuestros niños dormir.
Los niños tienen un sueño diferente al nuestro, y  a medida que va creciendo se va asimilando más al del adulto. Al contrario que nosotros los bebés entran en fase de sueño ligero y luego profundo (nosotros es no-Rem y Rem después). Además su fase de sueño profundo es más corta que la del adulto, dura aproximadamente 50-60 minutos y luego entran de nuevo en el suelo ligero: en esta fase, cualquier pequeña molestia, ruido, malestar les despertará. Se piensa que están programados así como mecanismo de defensa, ya que el sueño profundo nos hace más vulnerables a posibles agresiones.
Sin embargo, si notamos que se mueve, o hace algún ruidito (indicadores de que está en sueño  ligero) y le ponemos una mano en la espalda, le tocamos, le cantamos una nana, entonces seguramente pasará a la siguiente fase sin despertarse. También hay niños que si se despiertan y están tranquilos, se pueden volver a dormir solos. Otros en cambio necesitan que se len vuelva a dormir. Es importante que sepamos que el comportamiento de uno u otro niño depende del temperamento, la genética de cada niño y no de la educación que le estemos dando ( son bebés....).
En los primeros tres meses, los bebés pequeñitos rara vez duermen más de 4 horas seguidas, sin necesitar alimento. Los bebés pequeños tienen estómagos pequeños. Suelen dormir un total de 14-18 horas al día. Desde los 3 a los 6 meses muchos bebés comienzan a establecerse: están más despiertos por el día y algunos pueden dormir periodos de 5 horas. Es esperable en este periodo uno o dos despertares nocturnos. También observará en este periodo que las fases de sueño profundo se alargan. Los periodos vulnerables para los despertares nocturnos disminuyen y los bebés entran en el sueño profundo más rápidamente. Esto se llama maduración del sueño.
Un saludo, Sara.

martes, 24 de abril de 2012

¿Que hacer si el pecho duele mucho?

CUIDADOS AL DAR DE MAMAR CUANDO EL BEBÉ TIENE EL FRENILLO LINGUAL CORTO.
Ante niños con frenillo lingual corto, la última opción y dependiendo del tipo de frenillo, sería la intervención quirúrgica. Sin embargo antes de llegar a esta alternativa, podemos probar con algunas medidas. Ahí van:

Favorecer comienzo temprano y espontáneo, agarre profundo y vaciamiento frecuente, con información y apoyo adecuado.
Observación de la posición lengua, labios, mentón y tono muscular. Ver si alivian cambios de postura al amamantar. Suele ir bien la posición “a caballito”.
 Así de a gusto tras la toma....
Comprimir el pecho durante la toma para que el bebé ingiera mas cantidad de leche en menos tiempo.

Lactancia diferida, si el dolor es muy intenso. Dar la leche extraída con cucharilla, jeringa, o vasitos...que no sea el biberón para prevenir dificultades de agarre debido a un síndrome de confusión tetina-pezón.
Uso de  pezonera de tamaño adecuado puede ayudar a algunas madres con pezón plano o corto, pues se alarga el pezón y el roce en el punto S (donde se junta el paladar duro con el blando), favoreciendo así una succión más eficaz.

Empezar por el pecho menos doloroso, incluso descanso del más afectado y se pueden aplicar infrarrojos 2-3 veces/día para acelerar la cicatrización de las lesiones.

Preservación del medio húmedo natural de la piel, aplicando: aire, leche y sol. Si se usan discos absorbentes, es importante cambiarlos con frecuencia para evitar la maceración. También puede ser útil aplicar lanolina modificada, tipo Purelan o Lansinoh.
La mastitis se produce si no se resuelve el éstasis de la leche y se supera la protección proporcionada por los factores inmunitarios de la leche y por la respuesta inflamatoria.
El principal signo es el dolor, pueden aparecer otros. Los cultivos de la leche materna pueden ayudar a determinar el principal microorganismo infectante y su sensibilidad antibiótica.
Es preciso acudir a un profesional o centro sanitario que te facilite la toma de muestras para análisis microbiológicos: piel pezones y leche, también de la boca/genitales del niño si apareciesen pequeñas lesiones. Para la recogida de muestras,que puedes hacer tú misma, sólo se precisa: lavar las manos, pasar un hisopo sin medio de transporte por la piel de cada pezón, y recipientes estériles para la extracción manual o con sacaleches estéril de los primeros chorritos de cada pecho.

Aplicación inmediata de un tratamiento con pomadas medicamentosas tras las tomas o extracciones, basado en la aplicación de una pomada antibacteriana, y tratar el dolor con analgésicos orales (tipo ibuprofeno). Los antibacterianos en pomadas, más usuales, son: ácido fusídico (Fucidine), mupirocina (Bactrobam), sulfadizina argéntica (Silvederma), violeta de genciana (Vigencial). Ésta se puede aplicar en proporciones del 0,5% en pezones (Vigencial) y0,25% en la boca del bebé (Vigencial diluido a la mitad con agua destilada). No es necesario lavar los pezones para dar de mamar, se pueden retirar los restos de la pomada con suavidad y en seco, para no interferir en la curación de las lesiones.

Puede ser útil el uso de discos aireadores tras las tomas o extracciones y tras la aplicación de la pomada, favoreciendo así mayor tiempo de aplicación de la misma, airearse, y evitar el roce del sujetador con las lesiones.

Puede ser necesario, para mejorar las lesiones y disminuir el dolor, la extracción temporal de la leche del pecho más afectado o de ambos.

Con el resultado de los cultivos será más fácil decidir un tratamiento oral, que en general se precisan mantener durante, al menos, 2-3 semanas hasta cesar los síntomas de dolor y/o mejorar las lesiones. En ocasiones de gran afección, el profesional médico puede procedercon un tratamiento antibiótico aunque no tenga resultados definitivos o éstos sean dudosos, para tratar de lograr una rápida mejoría y evitar un destete precoz. 

El bebé puede tomar la leche sin problemas, este tipo de afecciones a quien causa mayores problemas es a la madre que necesita tratarse para mejorar de su dolor o/y lesiones.

También está contraindicado cesar  la extracción de leche de manera brusca, aunque no se desee continuar con la lactancia. Muchas veces basta con distanciar las tomas y extraer justo la cantidad de leche que elivie, sin ser necesario un vendaje compresivo, comidas sin sal. A veces es necesario recurrir a medicación para inhibir la lactancia.

miércoles, 18 de abril de 2012

Problemas en la lactancia:Frenillo lingual corto

Un frenillo lingual corto puede alterar la movilidad de la lengua, limitando los movimientos. Esto puede afectar a la lactancia, ya que para la succión y la deglución la lengua juega un papel principal:
  
  Extensión: agarrar e introducir el pecho en la boca durante la búsqueda

  Configuración: formación del surco para estabilizar el complejo pezón/areola

  Movimientos peristalticos (ondulantes): requieren elevación y extensión simultáneas

  Depresión: expeler y atrapar el bolo, preparación oral y fase oral de la deglución
La anquiloglosia se presenta cuando el tejido debajo de la lengua (membrana mucosa), restringe el movimiento de la lengua. En estos niños, se suele asociar el hecho de que los fernillos son más cortos con falta de flexibilidad  del mismo. Existen cuarto tipos de anquiloglosia:
Tipo 1. Clásica. Lengua anclada por membrana hasta casi la punta, se observa con claridad en forma de corazón

Tipo 2.Lengua anclada por membrana por detrás de la punta de lengua, con la elevación y extensión restringida

Tipo 3.La lengua puede parecer normal, pero funcionar mal. El frenillo es más posterior, casinormal, pero puede ser muy corto y limitar la movilidad lingual.

Tipo 4. Submucoso:anclaje fibroso, movimiento de la lengua asimétrico, paladar estrecho. El frenillo no es visible pero se puede tocar introduciendo un dedo debajo de la lengua, se observa una especie de mucosa transversal debajo de la lengua. Limita la elevación, extensión y lateralización de la lengua, especialmente la elevación en el tercio posterior de la lengua.
Las dificultades que presenta el frenillo corto para la lactancia dependerán del grado de flexibilidad, el largo de la lengua que queda libre y la flexibilidad del fondo de la boca. Aún cuando el frenillo se encuentra afianzado hasta la punta de la lengua, el niño puede lograr una
lactancia sin intervenciones si el fondo de la boca es muy flexible y permite el movimiento de la lengua, pero el niño tendrá que compensar bastante y las tomas serán cansadas y menos
eficientes. De la misma manera, algunos bebés pueden no mostrar el frenillo afianzado en cuanto a su extensión, sino que más bien corto y no les permite levantar ni extender la lengua.
En el caso concreto de la anquiloglosia tipo 4, frenillo submucoso, puede comprometer severamente la funcionalidad lingual, provocando mal agarre, dolor, deformidad y vasoespasmo en los pezones. También escasez de leche y malas ganancias de peso.
Un bebé que no recibe tratamiento para esta condición necesitará (en general) tomas más frecuentes y prolongadas que un niño sin este problema. Los niños que no reciben tratamiento para frenillo corto tienen predisposición para problemas dentales y respiratorios debido al
movimiento restringido de la lengua durante la lactancia que ayuda a abrir y separar el paladar.
Los bebés compensan el frenillo corto de varias formas. La forma más común es usar su mandíbula para incrementar la presión positiva que ejercen sobre el pecho. En este caso, la madre se queja de que el niño la muerde o mastica cuando mama. El pezón sale de la boca del niño deformado, comprimido o pellizcado como la punta de un lápiz labial nuevo, con una cresta de compresión a lo largo del pezón. El pezón puede mostrar una ampolla en la punta, incluso formando una grieta. El dolor de la madre depende del nivel de compresión del pezón y el daño a su piel. El bebé también se fatiga más fácilmente cuando usa la compresión en exceso y en casos
muy pronunciados, muestran temblores en la mandíbula debido al cansancio muscular einterrumpen la toma.
Un afianzamiento poco profundo acentúa la compresión excesiva que los niños con frenillo corto usan al mamar. Cuando el bebé no logra tomar el pecho bien adentro de su boca, su lengua es menos estable. Una lengua con poca estabilidad significa que el bebé debe ejercer más presión para sacar la leche. El dolor puede inhibir el reflejo de expulsión de la leche, y el bebé incrementa la presión para intentar obtener mas leche. Una vez que empieza a salir más leche, el bebé deja de ejercer tanta presión y la leche reduce la fricción, lubricando el pezón; ambas de estas cosas alivian temporalmente el dolor de la madre.
Otra manera muy común de compensar es usar los labios (en vez de la lengua) para lograr extraer la leche del pecho cuando el frenillo es corto o el afianzamiento es poco profundo.
Durante la toma, los labios del bebé deben mantener un sello alrededor del pecho, pero sin moverse demasiado. Si los labios están demasiado extendidos (como de pescado) el bebé puede estar usándolos para extraer leche en vez de usar la lengua. Es posible que el niño esté usando sus labios para afianzarse al pecho. Los niños con frenillo corto tienden a "soltarse" del pecho
varias veces durante la toma.

Un saludo, Sara

lunes, 16 de abril de 2012

Algunas curiosidades de la lactancia materna

La lactancia ayuda a que el útero recupere antes su tamaño original: ya que la succión estimula la liberación de oxitocina (hormona del amor) y ésta es la responsable de la contracción uterina.

El tiempo promedio que un niño toma el pecho es 16 minutos (aunque puede ser hora y media o 5 minutos): es un momento sólo de mágico, sólo de la mamá y del bebé.

Aproximadamente tres cuartas partes de las madres producen más leche del pecho derecho, independientemente del hecho que sean diestras o zurdas. No existe correlación, sólo es un dato.

En los primeros días sólo se producen pocos centilítros de leche (muy poca cantidad), y se llama calostro: la  razón es que el estómago del bebé es muy pequeño y se sacia con facilidad, pero es un alimento rico en sustancias especiales y únicas para ayudar a su sistema inmune. Tras el tercer o cuarto día aparece la leche madura, se produce más cantidad y se adapta perfectamente a las necesidades del bebé.

Aproximadamente un tercio de las madres no notan la "salida de la leche" (eyección); el tiempo promedio de la eyección son 56 segundos.

Los bebés saben instintivamente como conseguir la leche de manera eficaz, empiezan con una succión rápida para estimular la salida de la leche , y una vez conseguida la eyección lactea, la succión se hace lenta  y más profunda, y maman hasta que estan llenos, no hasta que el pecho se vacía.

Como promedio los bebés extraen un 67% de la leche del pecho, aunque es muy variable de una madre a otra. Sin embargo con el bibe, generalmente, succionan hasta que éste está vacío.

El bebé controla el flujo de leche de manera instintiva: ésta fluye sólo  cuando el bebé pone la lengua de una determinada manera,mientras se engancha al pecho. Es capaz de marcar su propio ritmo, y coordina perfectamente succión, deglución y respiración.

La leche sale por muchos orificios, no sólo por uno. La cantidad promedio es 9, aunque pueden llegar a 18.

El 73% de las madres recibe ayuda externa por problemas de lactancia.

El 82% de las madres usa un sacaleches, útil en la vuelta al trabajo.

La lactancia expone al bebé a muchos sabores diferentes, y le ayuda a aceptar mejor alimentos en el momento de su introducción en la dieta.

Contribuye a un mejor medioambiente: ahorra energía, ya que no hace falta lavar, hervir ni esterilizar.

Espero que os haya gustado, un saludo, Sara.

www.matronamadrid.com

jueves, 12 de abril de 2012

Uno de esos días...

Hoy tengo uno de esos días en los que todo da pereza, como si "algo" hubiera absorbido toda mi energía. Hoy es uno de esos días en los que me encantaría tener un botón de OFF. Y no estoy triste, tampoco tengo cansancio físico, a lo mejor algo de cansancio mental sí; a lo mejor es que tengo la regla; pero es que hoy es uno de esos días en los que levantarme se me hace cuesta arriba, despertar a los niños, darles el desayuno, vestirles, llevarles al cole me ha supuesto un esfuerzo sobrehumano.
Hoy es uno de esos días en los que me tengo que obligar a ducharme, a lavarme los dientes, a salir a la calle a hacer la compra (se ha acabado el papel de vater, y no puedo dejarlo para mañana); me he obligado a sentarme a escribir un poco.
Estoy en casa, y me cuesta hasta ponerme un poco de música, o la tele de fondo... Hoy es uno de esos días en los que me gustaría no estar para nadie, no tener ni siquiera que saludar al portero.... Pero la vida sigue, los niños me suelen devolver la energía cuando vuelven del cole, me encanta recogerlos, darles la merienda, y pasar el rato a su lado. Entonces me olvido que hoy es uno de esos días.
Pero sé que mañana ya no será uno de estos días, y seré la misma de siempre: llena de energía, con ganas de estudiar, trabajar, hacer deporte, cocinar....
Pero como hoy sigue siendo hoy, no he escrito nada de provecho sobre la maternidad o la crianza (a lo mejor si?); os dejo un artículo que me han publicado en el último número de Espacio Humano, por si os apetece echarle un ojo:
 http://www.espaciohumano.com/inicio/tecnicas-corporales/pilatesyembarazo
Por lo menos nos reímos....

Un saludo, Sara

miércoles, 11 de abril de 2012

Posiciones para amamantar

Existen varias posiciones diferentes para dar el pecho.
Merece la pena probarlas todas para encontrar la que funciona mejor para la madre y su bebé. Pienso que las madres deberían estar familiarizadas con todas, ya que si existen zonas enrojecidas, que el bebé no vacían bien; sería recomendable variar la posición con la finalidad de prevenir una posible mastitis por falta de drenaje de alguna de las zonas de la mama.

Paso a explicar las más comunes, espero que quede claro: 

Colocación en la posición de cuna:
Ponga al bebé al nivel de pecho (para que no tenga que elevar el pecho).
Sostenga al bebé cerca de su cuerpo, meciéndolo con su brazo. Apoye los brazos sobre un cojín como ayuda si es necesario.
Coloque el cuerpo del bebé de modo que su pezón toque la nariz del bebé.
Sujete la cadera del bebé cerca de su cuerpo.
Espere hasta que el bebé se ladee y agarre el pezón. Algunas madres utilizan la mano libre para ejercer una ligera presión en el pecho por encima del pezón. Esto ayuda a dirigir el pezón hacia el cielo de la boca del bebé.
Aproxime al bebé por el cuello, hombros y cadera (la barbilla tocará el pecho primero). La barbilla del bebé quedará bajo el pecho y la nariz apuntará hacia afuera.
Evite aproximar el bebé al pecho empujándolo por la cabeza. Esto aplastaría su nariz y le bloquearía la vista de la cara del bebé. Los labios del bebé deben quedar hacia afuera.
Colocación en la posición de cuna cruzada:
Cuna cruzada (colocación del bebé en el pecho izquierdo)
Sujete al bebé con el brazo derecho. Sostenga las caderas del bebé empleando el brazo (no el antebrazo). Utilice la mano derecha para sujetar al bebé por la base de la cabeza.
Sujete el pecho izquierdo con la mano izquierda.
Toque los labios del bebé con el pezón, animando al bebé a girar la cabeza ligeramente para agarrarlo. Esto ayuda al bebé a abrir más la boca.
Utilice el pulgar izquierdo para dirigir el pezón hacia el cielo de la boca del bebé cuando lo coja. Sostenga al bebé por los hombros y la cadera.
Una vez colocado, la barbilla del bebé se meterá dentro del pecho y la nariz apuntará hacia afuera. La madre y el bebé deben poder mirarse a los ojos.
Colocación en la posición de balón de rugby:
Coloque el culete del bebé hacia arriba contra el respaldo de la silla o de la almohada (si los pies del bebé están rectos hacia atrás, se empujará y estará rígido).
Gire el cuerpo del bebé hacia el suyo.
Levante el pecho y golpee los labios del bebé hasta que se vuelva y se agarre al pezón.
Sostenga al bebé ejerciendo presión en el cuello y hombros. Aproxime al bebé con la barbilla tocando el pecho. Esto permite que la cabeza del bebé se vuelva ligeramente de modo que la nariz no quede bloqueada. La madre y el bebé deben poder mirarse a los ojos.
Colocación en la posición acostada:
Reclínese cómodamente de lado (utilice almohadas en la espalda si es necesario).
Coloque el hombro del bebé cerca de sus costillas (arrímele bajo su pecho). Gire al bebé hacia usted.
El bebé debe estar por debajo del pecho (el pezón debe tocar al bebé en la nariz o incluso entre los ojos).
El bebé sentirá el pezón y empujará hacia arriba para cogerlo (esto orientará la nariz hacia afuera del pecho y les permitirá mirarse a los ojos). La barbilla del bebé se meterá en el pecho.
Algunos bebés necesitan que su madre sujete el pecho para ayudarle a colocarse (especialmente si el pecho es grande, está muy lleno o los pezones son planos).
Es frecuente que las madres tengan los pezones levemente sensibles durante varios días tras el parto.
Si la colocación es dolorosa pasados unos segundos, es mejor retirar al bebé y colocarlo de nuevo asegúrandote  de que la boca del bebé está bien abierta, como un bostezo, y entonces aproxima al bebé hacia el pecho. Cuando la colocación es la correcta, el labio inferior debería estar vuelto hacia afuera.
Mira siempre la forma del pezón cuando el bebé se suelte. Una forma comprimida es signo de que la mandíbula inferior del bebé se cierra sobre el pezón en vez de sobre el pecho.
Solicita ayuda a un profesional sanitario, como una consultora de lactancia profesional o un especialista en lactancia, si persiste el dolor o aparecen grietas.

Un saludo, Sara.

lunes, 9 de abril de 2012

Ningún niño es igual

Ya de vuelta de las vacaciones, hemos pasado unos días fuera con los niños. Desconectados de internet, de Madrid, de las obligaciones.... Y aunque el tiempo no ha acompañado mucho, nos lo hemos pasado genial. Como hemos estado fuera,no he podido hacer ninguna reseña al día internacional del autismo, y creo que debía hacerlo, sobretodo como madre. Fue el lunes pasado, hace una semana.
Aunque entró en "mi mundo" hace unos años, os aseguro que como madre me hice una experta: me leí casi todos los libros publicados recientemente, los que me recomendaron los expertos que trataban a mi hijo. Jorge y yo fuimos a cursos de formación para padres y profesionales, conocimos a personas geniales, a otros padres...
El diagnostico de Diego nos puso nuestra vida patas arriba, pero entendimos que su cerebro funcionaba de otra manera diferente, que adquiría el conocimiento de otra manera, y aceptamos su forma de ser. Desde entonces aprendimos a vivir cada momento, cada pequeño logro era un gran paso para nuestro hijo. Y no poner nuestras esperanzas en el futuro, ya que a lo mejor nuestro pequeño no llega a ser el mejor neurocirujano, o político o actor (a lo mejor sí....); pero disfrutamos de verle feliz. Con Diego hasta ahora todo ha sido fácil, y difícil.
Pero es que con Violeta, también ha sido todo fácil y dificil. Simplemente son diferentes, al igual que entre ellos son diferentes a los hijos de mi vecino, o a mis sobrinos. Ningún niño es igual, y cada uno tiene sus necesidades, demanda cosas diferentes....
Os comparto un video precioso, espero que os guste tanto como a mí. Y cuando Violeta y Diego sean un poco mayores lo compartiré con ellos también.
Un saludo, Sara.
www.matronamadrid.com

lunes, 2 de abril de 2012

¿Cómo se desencadena el parto?

¿cómo se desencadena el proceso de parto, en que se burla el mecanismo de protección, y lo transforma de un músculo hueco inactivo,  que servía hasta entonces de  incubadora , en un órgano motor de alto rendimiento?
Tenemos testimonios de las diferentes hipótesis que llegaron a formular nuestros antepasados: Hipócrates sostenía que era el feto impulsado por el hambre, que rompía la bolsa de las aguas; Mauriceau afirmaba que la distensión de las fibras musculares debido al crecimiento del feto, desencadenaban el inicio del parto.
Una de las teorías que ha tenido mucho peso es la rotura del equilibrio que existe entre las hormonas que ayudan a la relajación (progesterona) del miometrio (músculo uterino) y su activación (oxitocina); también se habla de la contribución fetal para el inicio del parto: una señal del feto humano maduro  podría estimular la contracción miometral, aunque dicha señal (orden que envía el cerebro del bebé) aún no se ha identificado en humanos; aunque sí en ovinos (encéfalo- hipófisis- suprerrenal- placenta). Y al fín y al cabo somos también mamíferos, no? Resumiendo lo que ocurre, es que cuando el feto está maduro, su hipotálamo manda señal a la hipófisis (ACTH), que estimula a las suprarrenales y como consecuencia segregan cortisol, que es liberado a través de la orina al líquido amniotico; éste hace que la placenta produzca más estradiol (que estimula la contracción uterina) y disminuye la progesterona (que ayuda a mantener el reposo del utero). Y así se iniciaría el parto.
Lo que aún no se sabe si hay un factor que tenga más peso que otro, o es la combinación entre todo lo explicado anteriormente, lo que desencadena el parto. Por eso aún cuando escuchamos a madres deseosas de ver la cara de su bebé, incluso alguna harta de continuar con su embarazo; nos preguntan ¿Cuándo me voy a poner de parto? no nos queda otra que decir, que no sabemos ni cómo se desencadena el fatídico momento, como para ponerle fecha....
Como resumen podríamos decir que existen diferentes teorías: una que es el feto el que manda señales a la madre, otra que es el propio utero debido a que es capaz de mandar señales al cerebro, aparte de ser receptor de las mismas. De ese modo, por ejemplo, en los embarazos gemelares el volumen del útero es un factor que estimula las contracciones. Es el útero quien envía señales al cerebro para producir los cambios hormonales necesarios para el desencadenamiento del parto.
O bien la combinación de una serie de estímulos provenientes del bebé, la madre, el utero son los que, si se les deja, pondrían en marcha la perfecta combinación de hormonas capaces de producir el parto.
Un saludo, Sara.