jueves, 31 de mayo de 2012

Los riesgos de la obesidad en el embarazo

Cada vez hay más estudios que confirman los diferentes riesgos en el proceso reproductivo asociados a la obesidad materna. Los principales son:
Infertilidad. Se ha estimado que la obesidad aislada o como parte del síndrome de ovario poliquístico es un factor de riesgo de infertilidad y anovulación en las mujeres. Una pérdidade peso, aun en las mujeres con ovario poliquístico, induce ovulación en muchos casos y mejora la fertilidad, ya que una cantidad menor de grasa contribuye a disminuir los andrógenos circulantes.
Diabetes gestacional. Este problema afecta a un 3-5 % de todos los embarazos y determina mayor morbi-mortalidad perinatal. La diabetes gestacional se asocia a un IMC por encima de 25(aunque no siempre), con una ganancia de peso exagerada en la etapa temprana de la edad adulta (más de 5 Kg entre los 18 y 25 años de vida). 
Preeclampsia e hipertensión. El riesgo de hipertensión y preeclampsia aumenta en 2-3 veces al subir el IMC por encima de 25, especialmente en las mujeres con IMC de 30 o más. Consideramos hipertensión valores de TA por encima de 140/90 mmHg. Y la preeclampsia es la asociación de hipertensión con proteinuria (proteínas en orina). Son situaciones de relativa gravedad, ya que la única manera de curar esta enfermedad es la de inducir el parto si el bebé está maduro.
Parto instrumentado o cesárea.. La macrosomia fetal puede deberse a la obesidad materna per se o puede ser secundaria a la diabetes gestacional inducida por la obesidad. En ambos casos la macrosomia fetal es secundaria al hiperinsulinismo determinado por la hiperglicemia materna. La prevalencia de cesárea en las mujeres con IMC sobre 30 aumenta en un 60 %. 
El alto peso de nacimiento se asocia también con trabajo de parto y expulsivo prolongado, traumatismo fetal (rotura de clavícula, parálisis braquial...) y mayor riesgo de lesión en el periné materno. Estudios recientes señalan aumento en días de hospitalización de las madres obesas y cinco veces mayor gasto obstétrico. 
Complicaciones en el puerperio: Como hemos señalado las mujeres obesas requieren mayores periodos de hospitalización ya que tienen mayor riesgo de infección (tanto de la episiotomía como de la herida quirúrgica), y tienen mayor riesgo de endometritis.
Igualmente debido a la macrosomía que suele estar asociada, presentan mayor riesgo de hemorragia postparto, y menor biodisponibilidad de oxitocina (que es el tratamiento de elección), debido al volumen materno.

Imagen tomada de la web Bebesymas

Aparecen igualmente estudios que indican problemas con la lactancia materna, ya que podría estar afectado el eje hipotálamo- hipofisogonadal; y también pueden tener una menor respuesta de la prolactina de la succión del pezón durante la primera semana postparto.
Macrosomía fetal.Es importante recalcar que la macrosomía fetal no es algo transitorio, sino que es una situación que acompañará al niño posiblemente durante toda la infancia y adolescencia, aumentando el riesgo de obesidad y todas las complicaciones asociadas.
Malformaciones congénitas. La obesidad aumenta el riesgo de malformaciones congénitas mayores, en especial los defectos del tubo neural. Estudios epidemiológicos que han controlado el efecto de otros factores de riesgo indican un riesgo relativo 40-60% mayor con un IMC por encima de 25. Estudios de caso-control apoyan estos hallazgos y sugieren un riesgo de la misma magnitud. Ello ha llevado sugerir que las mujeres obesas requieren una cantidad mayor de ácido fólico. 
Mortalidad perinatal. Existen estudios que demuestran que la probabilidad e presentar muerte fetal anteparto es mayor en mujeres obesas, lo que no queda claro es que si la causa es la propia obesidad o más bién la morbilidad asociada, pero en lo que coinciden varios autores es que la reducción de peso materno pregestacional disminuye la probabilidad de muerte fetal.Los recién nacidos tienen un riesgo de muerte 50 % mayor si la madre tiene un IMC superior a 25 y 2 a 4 veces mayor si es superior a 30. 
Riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles. La obesidad en la mujer aumenta en varias veces el riesgo de diabetes tipo 2. En edades posteriores también aumenta significativamente el riesgo de accidentes vasculares cerebrales isquémicos, embolias pulmonares, cáncer de colon, litiasis y cáncer de vesícula entre otras patologías. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario