lunes, 28 de mayo de 2012

Nutrición en el embarazo

El estado nutricional de la mujer no sólo influye en el normal desarrollo fetal, sino que se ha visto que afecta de manera significativa en el riesgo de que el futuro niño padezca enfermedades crónicas durante la niñez y vida adulta (obesidad, diabetes, resistencia a la insulina...) 
Dentro del sistema sanitario hace hincapié en la importancia  de los buenos hábitos alimentarios, al  igual de la importancia de determinados suplementos importantes para el embarazo y la lactancia.
Se ha visto que no basta con tener correctos hábitos durante el embarazo y la crianza, sino que hay que ponerle especial atención en el momento preconcepcional. 
En cuanto a las necesidades nutricionales para una gestación única serían un aumento de los requerimientos de proteínas, hierro, ácido fólico y vitamina B6 de un 50%.
El aumento calórico durante la gestación es de 150-200 kcal, dependiendo de la actividad física que realice la embarazada y en la crianza es de unas 500 cal al día.
La ingesta preconcepcional de ácido fólico ha demostrado la reducción de defectos del tubo neural: como espina bífida, anencefalia. Pero es importante señalar que el tubo neural se forma en torno a los 24 días postconcepción; y que se necesita al menos 3 meses para alcanzar los niveles de ácido fólico necesarios para que actúe como factor de protección. Con lo cual podemos concluir que si la ingesta se comienza en el momento del conocimiento del embarazo, ya no actúa de manera preventiva.
En cuanto al calcio y vitamina D, son esenciales para la formación del esqueleto fetal. Los suplementos a la madre de esta vitamina, hacen que aumente el calcio fetal, aumentando de esta manera la masa ósea del bebé.
Durante el tercer trimestre las necesidades de calcio son de unos 1000 mg, que si no se obtienen a través de la dieta, son movilizados desde el tejido óseo materno. Existen algunas evidencias que relacionan el déficit de calcio con problemas de hipertensión y parto pretermino.
Los ácidos grasos poliinsaturados, son micronutrientes capaces de atravesar la placenta y llegar al cerebro fetal, y ayudan al desarrollo del sistema nervioso. Además se ha visto que los ácidos grasos son fundamentales para el normal funcionamiento utero-placentario,y el desarrollo de la retina fetal.
Las necesidades de hierro se duplican durante el embarazo, y es muy  dificil cubrirlas con la dieta, es por eso que es frecuente ver a embarazadas que necesitan suplementos sobretodo a partir del segundo trimestre.
El estado nutricional pregestacional materno y la ganancia de peso durante el embarazo son los factores más importantes relacionados con el peso al nacer,lo que se correlaciona con la morbimortalidad perinatal.
En cuanto a la ganancia ponderal la recomendada sería la siguiente:
peso pregestacional normal, deben aumentar 12 kg. (entre 10 - 13kg).
peso pregestacional en sobrepeso u obesidad, deben aumentar un mínimo de 7Kg (entre 7 - 10Kg).
peso pregestacional bajo deben aumentar más de 13kg (entre15 -17Kg). 
Si lo consideramos trimestralmente, la ganancia de peso para una mujer con peso pregestacional normal será:
1º Trimestre: 0 - 12º semana: 0-1Kg de incremento
2º Trimestre: 13º- 24º semana: 3-4kg de incremento
3º Trimestre: 25º- 40º semana: 8Kg de incremento

No hay comentarios:

Publicar un comentario