lunes, 6 de agosto de 2012

Parir de pie o en cuadrupedia.

Al hilo de la entrada del otro día, continuo con los beneficios de parir en diferentes posturas. Hoy voy a tratar de describir la posicón vertical, en todas las modalidades (de pie, en cuclillas..) y la cuadrupedia.

                                                            PARTO EN CUADRUPEDIA: 
Este puede ser con apoyo sólo de las rodillas, mientras que nos apoyamos sobre una pelota grande, o el respaldo de la cama elevado y sobre la almohada; o simultáneamente de los miembros inferiores y superiores (a cuatro patas). 
Esta posición permite que la pelvis se oriente en múltiples posiciones, ya que no se encuentra apoyada en nada. La gravedad lleva el feto hacia el pubis, además se separa el feto de la parte posterior de la madre, con lo que alivia si la mujer tiene mucho dolor en la zona sacra y lumbar. Podemos afirmar que es una buena posición en todas las fases del parto.
Si la cabeza del bebé ya está encajada, le ayuda a rotar. Y en las últimas fases del expulsivo es de las mejores posiciones en las que la pelvis se adapta al bebé; además si dejamos que la mujer se mueva libremente,ésta puede adoptar todas las posiciones asimétricas que precisa para tener un mejor parto, poniendo en rotación interna o externa los fémures.
Resumiendo los beneficios: favorece la rotación fetal en caso de presentaciones posteriores, favorece el descenso fetal, los traumas perineales son menores. Como inconvenientes, los únicos de relevancia en diferentes estudios son los de rechazo por motivos culturales por parte de la mujer, y que para los que acompañamos en el parto no es la manera en la que “normalmente” recogemos al bebé, y algunas veces, sobretodo al principio te puedes hacer un lío con el cordón umbilical al entregarselo a la madre (a mí por lo menos me pasó la primera vez, tuve que pensar unos segundos hasta que caí que se lo tenía que pasar entre las piernas y pos debajo de su abdomen...)

PARTO EN VERTICAL:
Al encontrarse la pelvis libre, le permite adoptar todas las orientaciones posibles (ante/retroversión, inclinaciones laterales, rotaciones...). La fuerza de la gravedad se suma a la de la contracción, permite un mejor y más rápido encajamiento del bebé en la pelvis. En la última fase del expulsivo el feto se enfila muy bien en el estrecho inferior de la pelvis, y ésta se adapta mejor al bebé.
Estando de pie, la mujer puede buscar la rotación de las caderas, modificando internamente los diámetros de la pelvis, y a la vez aliviar los dolores ligamentosos.
Las cuclillas es una de las posiciones en las que el estrecho inferior se agranda más, permite así mismo colocar las piernas en diferentes posiciones y así tener otras variantes.


Resumiendo los beneficios: mayores diámetros pélvicos, menor número de partos instrumentales, menor número de episiotomías, menor dolor en el expulsivo, menos patrones anormales de FCF, mayor libertad de movimientos, las contracciones son de mayor intensidad. Como inconvenientes podemos ver que los estudios hace incapié en un mayor sangrado postalumbramiento, son mayores los desgarros perineales. Además en el caso de primíparas, el parto en cuclillas se ha asociado a una mayor incidencia de desgarros de tercer grado.

Un saludo, Sara.

2 comentarios:

  1. Qué interesante, Sara. La cuedrupedia parece más indicada para primerizas, no?

    ResponderEliminar
  2. Silvia, en principio cada mujer debería parir según le pida el cuerpo.
    A unas le pide de pie, en cuclilas, tumbadas de lado, en el agua... Tenemos que aprender a escuchar al cuerpo, ya que las posiciones que muchas veces son inverosímiles, son aquellas en las que la pelvis presenta diámetros mayores, permitiendo al bebé encajarse y descender mejor.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar