miércoles, 31 de octubre de 2012

Una reflexión

Hoy os dejo una frase que he leido en el metro, la verdad es que da que pensar, y no sólo a las mujeres que hemos parido, vamos a parir o somos futuras mamás; sino a los profesionales que estamos en contacto con las mujeres.
El parto es una experiencia tan vital, como lo es el nacimiento de la nueva personita que llega a éste mundo, que deberíamos tratarlo con más respeto, mimarlo, protegerlo....
En fin, allá va:

"El parto natural es dificil, sin embargo, el cuerpo de la mujer está preparado para desempeñar esta función. Cuando una mujer da a luz sin fármacos, sin anestesia y sin intervención médica ni instrumental, aprende a ser fuerte y poderosa. 
Aprende a tener fe en sí misma a confiar en sí misma incluso ante personalidades autoritarias. Una vez manifestada su fuerza y su poder, tendrá una actitud distinta hacia el dolor, la enfermedad, el malestar, la fatiga y las situaciones difíciles durante el resto de su vida" Paulina Pérez.





Feliz puente a tod@s.





Sara.

www.matronamadrid.com











lunes, 29 de octubre de 2012

LOS ANTOJOS EN EL EMBARAZO


Durante el embarazo un número nada desdeñable de mujeres van a presentar conductas alimentarias especiales, como antojos o aversión a determinados olores y sabores; aparecen nauseas, vómitos, gastritis, reflujo...

Se oye hablar mucho de los antojos en el embarazo, no se sabe muy bien si el origen es psicológico (un deseo de llamar la atención de la gente que nos rodea, necesidad de cariño en un determinado momento...) o bien si responde a una necesidad verdadera de la mamá y el bebé para conseguir un desarrollo fisiológico óptimo.

Por ejemplo en América Latina, el fenómeno de Pica (apetito ansioso por productos como hielo, tierra, cal... o cualquier sustancia no considerada alimento) es muy frecuente. Se piensa que se debe a déficit de algún micronutriente como puede ser zinc, magnesio, manganeso e incluso puede ser debido a una anemia.

Esto nos hace pensar que en países como en España, en los que en principio no existen alteraciones nutricionales en la población, puede que también los antojos se puedan asociar a algún déficit de micro o macronutrientes en esta etapa. Debemos de tener en cuenta que somos responsables de la formación y crecimiento dentro de nosotras de una vida, y eso requiere mucho desgaste y mucha energía.

Los causantes de los antojos pueden ser las hormonas típicas del embarazo, o incluso el hecho de que consumir algunos alimentos crea una respuesta corporal para reducir algunos síntomas típicos (nauseas y vómitos)

Algunos ejemplos son: 
Deseo de comer chocolate: déficit vitamina B, magnesio
Deseo de comer carne roja: déficit de proteínas.
Deseo de dulce en la madrugada: hipoglucemia, han pasado muchas horas desde la última ingesta.
Deseo de fritos: Déficit de ácidos grasos, o de vitaminas A,D,E,K (liposolubles)
Hielo, cítricos: calma la sensación nauseosa.

Para reducir los antojos podemos:

1. Desayunar bien cada mañana. Saltarse el desayuno puede aumentar tus antojos (hipoglucemia)
2. Ejercicio. Practicar algún tipo de actividad física reduce la ansiedad y mejora el estado emocional al segregar endorfinas,nos encontramos mejor.
3. Apoyo emocional. Déjate querer y abrazar.
4. Buen humor. Que el hecho de tener antojos no te suponga más ansiedad, aprender a relativizar lo que nos pasa nos va a ayudar.
5. Antojos más sanos. Intenta sustituir los alimentos calóricos por otros más bajos en calorías como el helado por helado de yogur y los dulces por fruta fresca.

"Las emociones que acompañan al embarazo pueden hacer que quieras usar la comida para calmarte, cuando en realidad lo que necesitas es un abrazo"

Un saludo, Sara.

martes, 23 de octubre de 2012

El dolor en el parto como mecanismo protector.

La respuesta fisiológica al dolor es la de proteger al cuerpo de cualquier daño.
El parto se considera un proceso fisiológico paradógico, ya que por definición ningún proceso dentro de la fisiología tiene que doler; pero, salvo en escasas excepciones, el parto duele.
El dolor en el parto tiene dos orígenes:

  •     Físico : 
    CUELLO UTERINO (al dilatarse)
      ÚTERO (al contraerse)
        LIGAMENTOS, MÚSCULOS DEL SUELO PÉLVICO (al    expanderse)
          LABIOS MAYORES, MENORES, VULVA (al abrirse)
            COMPRESIÓN DE LOS NERVIOS DEL PLEXO LUMBOSACRO

                • Cerebral: es la parte afectiva, emocional, donde se almacenan nuestras experiencias, recuerdos,expectativas...
                 Los estímulos periféricos (físicos) activan a los centrales (cerebrales), y el conjunto da vida a la vivencia individual del dolor.

                Pero la principal característica del dolor en el parto es el RITMO. Aparece una alternancia entre dolor y no dolor, acción y pausa, contracción y expansión, aceleración y ralentización, malestar y bienestar. Es como el oleaje del mar.
                Es en esta alternancia donde reside el secreto de la posibilidad de una analgesia natural.

                Es un dolor intermitente con una dinámica individual, regulada por las necesidades de la mamá y el bebé.

                El MOVIMIENTO es una de nuestras armas, parir en movimiento hace el proceso mucho menos doloroso, más simple, armonioso. Podríamos decir que el dolor es el coreógrafo de un baile, que es el parto, y nos dirige a las mujeres que somos las primeras bailarinas.

                Debemos de escuchar a nuestro cuerpo, confiar en él y en nuestra capacidad de parir; movernos y adaptar aquellas posturas en las que el dolor es menos intenso, se alivia; así protegemos nuestros tejidos, nuestro cuerpo, abrimos diámetros mayores para el paso de nuestro bebé a través nuestro; y protegemos al bebé de adoptar malas posturas y la excesiva presión sobre la cabeza, y así disminuimos el estrés y el riesgo de sufrimiento fetal.



                Un saludo, Sara.
                www.matronamadrid.com

                martes, 16 de octubre de 2012

                La interpretación del dolor del parto es cultural


                En aquellas sociedades en estrecho contacto con la naturaleza, que aceptan con normalidad el proceso de la vida y la muerte, incluso el sufrimiento que nos producen determinadas situaciones; muchas veces tiene para los varones rituales de iniciación o hazañas heróicas, en guerras o batallas en las que el dolor y el riesgo de muerte están implícitos y son aceptados; el hombre se prepara, se hace con sus herramientas y se pone a prueba con la finalidad de salir ganador y triunfante.
                En estas sociedades el parto se denomina algo así como la “guerra de las mujeres”, porque al igual que su compañero masculino, la mujer se prepara con sus herramientas, parecen armadas cual guerreras, con la meta en mente y dispuestas a dar a luz a su bebé. Y a menudo la mujer de parto se separa del grupo para enfrentarse sóla o bien acompañada de otras mujeres, con sus herramientas personales al proceso de parir.

                En nuestra cultura tenemos el peso del castigo bíblico, ese “parirás con dolor” como penitencia por ser una mujer pecadora. 
                Vivimos en una sociedad en la que tenemos que seguir el ritmo, no hay sitio para los aspectos irracionales, donde el tiempo tiene un propósito económico, donde la paciencia no está de moda.

                Cuando entendamos que el dolor en el parto no es una condena, sino un don, ya que cada contracción ayuda a dar vida y lleva a la mujer al cumplimiento de su máximo deseo: su hijo.

                Podemos y debemos aprender de las culturas que desde nuestra prepotencia consideramos inferiores, ellos usan rituales o ceremonias prenatales, con la finalidad de ayudar a la mujer en el proceso. Usan el canto, el sonidos rítmicos que favorecen entrar en trance, lectura de poesía, estimulación de los sentidos mediante olores, imágenes o sonidos. Todo esto se ha visto que produce la apertura y la actividad del hemisferio derecho, la que controla la creatividad y gobierna el parto.


                Un saludo, Sara.
                www.matronamadrid.com

                miércoles, 10 de octubre de 2012

                ¿Por qué el parto no va...?

                Existen muchos factores para que un parto no vaya bien, no progrese.

                Uno de los más importantes es el factor psicológico, los miedos y la ansiedad ya sea causada por el parto o por el futuro que nos espera (el cambio de rol, la nueva maternidad, la crianza...) son capaces de producir bloqueos. Tenemos que "trabajarnos" antes, ya que el momento del parto no es lugar ni ocasión para terapias.
                Hace poco me ocurrió con una pareja a los que acompañaba en el parto: ella estaba bloqueada, pasiva en su parto, parecía una niña, y no esa loba que suele salir cuando una mujer está pariendo... El parto no iba, y fue decir "nos vamos al hospital, por parto estacionado y agotamiento materno" y ella no se lo pensó dos veces. Yo creo que realmente no estaba convencida del parto en el domicilio, y se encontraba más segura en el hospital. Fue un parto largo, pero respetado, sin epidural y vaginal esopntáneo.

                Otro de los factores a reseñar es la posición del bebé, podemos diagnosticar mediante maniobras de Leopold antes del parto, y como matronas recomendar a la mamá adoptar posturas que ayuden al bebé a colocarse en anterior. Y si no el parto, cuando la mujer sufre un parto denominado de "riñones".
                En posición posterior, el bebé no apoya la coronilla sobre el cuello uterino lo que junto a las contracciones ayudan a la dilatación; además al presentar diametros mayores, el encajamiento es mucho más dificultoso. Si nos mantenemos activas en el parto, escuchamos a nuestro cuerpo, y nos movemos hacia aquellas posiciones que por lo general alivian el dolor, ayudaremos al bebé a girarse a la posición anterior durante el trabajo de parto.

                Algo no poco frecuente es la confusión de los pródromos de parto con un trabajo de parto activo.
                La palabra pródromo, significa predecesor de un evento, y ésto engloba todos los signos y síntomas que anuncian la proximidad del comienzo de un parto, pero éstas contracciones preparatorias, pérdida del tapón mucoso, entre otras; lo único que indican es qeu el parto puede iniciarse en horas e incluso en días o semanas...
                Es lo que más de uno hemos oído, aquellas historietas de partos que nos contaban : "Hija, mi parto duró tres días". Pues no señora, usted tuvo unos pródromos o preparto como una campeona para después iniciarse el parto...
                Pero lo malo es que no sólo lo confunden los futuros papás, sino que también los profesionales podemos meter la gamba; y las consecuencias entonces son desastrosas: agotamiento materno, hundimiento emocional, sensación por parte de la mujer que no es capaz de parir; cuando lo que ocurre verdaderamente es que el parto no ha comenzado aún; y la pareja se mete en el "rollo parto" y éste jamás llega. Bueno sí, si lo dejamos evolucionar al final se pondrá de parto; pero si decide ir al parir en el hospital a más de uno se le irá la mano para darle una "ayudita" a ese mal diagnosticado parto.

                Un saludo, Sara.
                www.matronamadrid.com