lunes, 29 de octubre de 2012

LOS ANTOJOS EN EL EMBARAZO


Durante el embarazo un número nada desdeñable de mujeres van a presentar conductas alimentarias especiales, como antojos o aversión a determinados olores y sabores; aparecen nauseas, vómitos, gastritis, reflujo...

Se oye hablar mucho de los antojos en el embarazo, no se sabe muy bien si el origen es psicológico (un deseo de llamar la atención de la gente que nos rodea, necesidad de cariño en un determinado momento...) o bien si responde a una necesidad verdadera de la mamá y el bebé para conseguir un desarrollo fisiológico óptimo.

Por ejemplo en América Latina, el fenómeno de Pica (apetito ansioso por productos como hielo, tierra, cal... o cualquier sustancia no considerada alimento) es muy frecuente. Se piensa que se debe a déficit de algún micronutriente como puede ser zinc, magnesio, manganeso e incluso puede ser debido a una anemia.

Esto nos hace pensar que en países como en España, en los que en principio no existen alteraciones nutricionales en la población, puede que también los antojos se puedan asociar a algún déficit de micro o macronutrientes en esta etapa. Debemos de tener en cuenta que somos responsables de la formación y crecimiento dentro de nosotras de una vida, y eso requiere mucho desgaste y mucha energía.

Los causantes de los antojos pueden ser las hormonas típicas del embarazo, o incluso el hecho de que consumir algunos alimentos crea una respuesta corporal para reducir algunos síntomas típicos (nauseas y vómitos)

Algunos ejemplos son: 
Deseo de comer chocolate: déficit vitamina B, magnesio
Deseo de comer carne roja: déficit de proteínas.
Deseo de dulce en la madrugada: hipoglucemia, han pasado muchas horas desde la última ingesta.
Deseo de fritos: Déficit de ácidos grasos, o de vitaminas A,D,E,K (liposolubles)
Hielo, cítricos: calma la sensación nauseosa.

Para reducir los antojos podemos:

1. Desayunar bien cada mañana. Saltarse el desayuno puede aumentar tus antojos (hipoglucemia)
2. Ejercicio. Practicar algún tipo de actividad física reduce la ansiedad y mejora el estado emocional al segregar endorfinas,nos encontramos mejor.
3. Apoyo emocional. Déjate querer y abrazar.
4. Buen humor. Que el hecho de tener antojos no te suponga más ansiedad, aprender a relativizar lo que nos pasa nos va a ayudar.
5. Antojos más sanos. Intenta sustituir los alimentos calóricos por otros más bajos en calorías como el helado por helado de yogur y los dulces por fruta fresca.

"Las emociones que acompañan al embarazo pueden hacer que quieras usar la comida para calmarte, cuando en realidad lo que necesitas es un abrazo"

Un saludo, Sara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario