miércoles, 10 de octubre de 2012

¿Por qué el parto no va...?

Existen muchos factores para que un parto no vaya bien, no progrese.

Uno de los más importantes es el factor psicológico, los miedos y la ansiedad ya sea causada por el parto o por el futuro que nos espera (el cambio de rol, la nueva maternidad, la crianza...) son capaces de producir bloqueos. Tenemos que "trabajarnos" antes, ya que el momento del parto no es lugar ni ocasión para terapias.
Hace poco me ocurrió con una pareja a los que acompañaba en el parto: ella estaba bloqueada, pasiva en su parto, parecía una niña, y no esa loba que suele salir cuando una mujer está pariendo... El parto no iba, y fue decir "nos vamos al hospital, por parto estacionado y agotamiento materno" y ella no se lo pensó dos veces. Yo creo que realmente no estaba convencida del parto en el domicilio, y se encontraba más segura en el hospital. Fue un parto largo, pero respetado, sin epidural y vaginal esopntáneo.

Otro de los factores a reseñar es la posición del bebé, podemos diagnosticar mediante maniobras de Leopold antes del parto, y como matronas recomendar a la mamá adoptar posturas que ayuden al bebé a colocarse en anterior. Y si no el parto, cuando la mujer sufre un parto denominado de "riñones".
En posición posterior, el bebé no apoya la coronilla sobre el cuello uterino lo que junto a las contracciones ayudan a la dilatación; además al presentar diametros mayores, el encajamiento es mucho más dificultoso. Si nos mantenemos activas en el parto, escuchamos a nuestro cuerpo, y nos movemos hacia aquellas posiciones que por lo general alivian el dolor, ayudaremos al bebé a girarse a la posición anterior durante el trabajo de parto.

Algo no poco frecuente es la confusión de los pródromos de parto con un trabajo de parto activo.
La palabra pródromo, significa predecesor de un evento, y ésto engloba todos los signos y síntomas que anuncian la proximidad del comienzo de un parto, pero éstas contracciones preparatorias, pérdida del tapón mucoso, entre otras; lo único que indican es qeu el parto puede iniciarse en horas e incluso en días o semanas...
Es lo que más de uno hemos oído, aquellas historietas de partos que nos contaban : "Hija, mi parto duró tres días". Pues no señora, usted tuvo unos pródromos o preparto como una campeona para después iniciarse el parto...
Pero lo malo es que no sólo lo confunden los futuros papás, sino que también los profesionales podemos meter la gamba; y las consecuencias entonces son desastrosas: agotamiento materno, hundimiento emocional, sensación por parte de la mujer que no es capaz de parir; cuando lo que ocurre verdaderamente es que el parto no ha comenzado aún; y la pareja se mete en el "rollo parto" y éste jamás llega. Bueno sí, si lo dejamos evolucionar al final se pondrá de parto; pero si decide ir al parir en el hospital a más de uno se le irá la mano para darle una "ayudita" a ese mal diagnosticado parto.

Un saludo, Sara.
www.matronamadrid.com

1 comentario:

  1. Hola!

    Interesante entrada. Quería compartir un par de anécdotas que vienen al caso.

    Verdaderamente una mujer puede bloquear su parto. En una ocasión llegó de parto una mujer que desde que entró dijo que su primer hijo nació por cesárea y describía la cesárea como algo maravilloso ("no me dolió", "llegué a quirófano y enseguida tenía a mi hijo", "no tuve que pasar por todo este dolor durante tantas horas"). Estuvo tooodo el tiempo de dilatación como a la defensiva; no estaba feliz ni nerviosa por conocer a su nuevo hijo, en cambio, se le veía enfadada. La dilatación duró horas (lo normal), y poco a poco fue perdiendo la paciencia. Finalmente llegó a dilatación completa y el momento de empujar. Los pujos eran inefectivos, no empujaba y no hacía más que repetir que no iba a ser capaz "con lo rápida y fácil que es la cesárea". Y en efecto, se decidió realizar una cesárea y nos dijo "véis, tendríais que haberme hecho cesárea desde el principio".

    En cuanto a "meter la pata" por parte de los profesionales, es una lástima que en cierto hospital continúan realizando amnioscopias (una técnica mediante la cual se visualiza, vía vaginal, el color del líquido amniótico) a pesar de que se ha demostrado su poca efectividad, y se siguen induciendo partos con diagnóstico de riesgo de pérdida de bienestar fetal con registros muy buenos.

    Y en cuanto a que la mujer escuche a su cuerpo para adoptar posturas que favorecen la colocación del bebé, ahora con la epidural cuesta mucho que la mujer reconozca estos llamamientos de su cuerpo. En muchas ocasiones se anestesia de tal manera que la mujer queda tan bloqueada que no puede mover las piernas, así que mucho menos tener la oportunidad de ir adoptando posiciones por ella misma.

    Un beso.

    GF

    ResponderEliminar