lunes, 10 de diciembre de 2012

Pido un parto con respeto.

Os dejo unas palabras...


Pido un parto con respeto

Dejar que el dolor
como madre que gesta te abrace

confiar que…
¡En algún minuto! comenzará su trabajo de parto
y que serán sus contracciones las que nos lleven hacia la luz
esa que se atisba al final del túnel.

Un parto con respeto es lo que pido
déjenme parirme a mí misma con dignidad
la dignidad que merece cualquier alma humana frente a los momentos límites

La dignidad me la tomo por derecho
y desde ella es que pido que no me pidan que no me duela
que no me pidan que no me queje
que no llore
que no tenga miedo
que sea fuerte
que se me pase luego
o que al menos haga como que ya se me pasó
sólo porque a cada cual le incomoda enfrentar el dolor ajeno
porque desde lo ajeno siempre es convocado lo propio
y el espejo tiene la facultad de hacer doler.

me vivo con libertad el que me cueste
incluso respirar
y que algunos días no pueda dejar de llorar

declamo mi derecho a pedir una mano pa apretar
y un abrazo pa´ sollozar
que bajen las luces y la música sea suave

me permito no querer ver mucha gente
o incluso no querer ver a nadie
porque no quiero no más!

porque cuando jadea el alma y el corazón exuda
no se necesita nada que no sea tibio y silencioso.

Ni quiero que me mediquen
Que me anestesien pa´que me duela menos
y se me adormezca hasta la memoria antigua
Esa que sabe cuándo y cómo

Que cada pujo vaya llenito de verdad
Porque el dolor podrá doler
Pero algo que no puede, no ha podido ni podrá hacer
Es arrebatarme la fuerza poderosa que en mi alma se despierta
ante su presencia.
Esa fuerza es la que ha de llevarme hacia la cima
donde la vida vuelve a brotar transformada en luz y verdad.

Coyi. Nov. 2012
de la Ruta de La Alquimia

Un saludo, Sara.
www.matronamadrid.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario