jueves, 28 de febrero de 2013

Ecotonía. La semilla de la vida.

Continuando con historias de acompañamiento y partos, me gustaría presentaros a Ianire, que junto con su pareja quisieron indagar qué había en España sobre las diferentes maneras y alternativas de dar a luz.

Han hecho un documental de su experiencia en la búsqueda, y del gran día (su parto). Yo, por casualidades de la vida, me crucé en su camino; y les acompañé en un ratito de trayecto hacia el nacimiento de su hijo Aiur.

Para la realización del documental y para la financiación de su parto, esta pareja contó con mucho mecenas; sin embargo aún hay diferentes formas de colaborar, podreis contactar con ellos a través de su página web :Alter Consciens .

 Os presento otra manera de entender la maternidad, y el parto. Mi forma de acompañar en el proceso fue desde el respeto...

Ahí va parte del relato:
 "Aiur, aullido de lobo a la luna, espíritu travieso que habita en las familias, humano lunar amarillo, con el poder de la sabiduría, vio la luz, al igual que su padre, un domingo a las nueve menos cuarto de la noche. 

La fierecilla comenzó a llamar a las puertas del vientre materno durante la madrugada del sábado 6 de octubre. Tras una intensa velada de escaso sueño y contracciones cada vez más frecuentes, a las siete de la mañana, vigilados por el ojo canino de la luna en cuarto menguante, las oleadas de dolor en los pródromos del parto ya se sucedían cada dos minutos. Así pues, despertamos a Wolf (matrona neoyorquina que conocimos este verano y se ha quedado en nuestra casa las últimas semanas) y preparamos la habitación sagrada para dar la bienvenida a nuestra mejor obra de arte.

Ianire seleccionó cuidadosamente las herramientas mágicas que compondrían el altar, constituido por una bola de cristal y diversos utensilios brujeriles. El copal, el dhupi y el palosanto se encargaron de limpiar el ambiente y purificar el habitáculo de energías perturbadoras. Llenamos de agua caliente la piscina de partos, aliñada con una cocción de hojas de salvia de nuestro jardín y un pedacito de Amanita muscaria, amén de una turmalina negra de doble polaridad en el fondo de la piscina. Asimismo, habilitamos la cámara, el trípode y la iluminación para filmar la aventura, avisamos a la matrona y las doulas y nos dispusimos a trabajar… 

A los diez minutos llegaría Ruth, la vecina, amiga y doula que nos ha acompañado durante todo el proceso y nos ha abierto gran cantidad de puertas para el documental, cuya presencia resultaba siempre muy reconfortante a pesar de su también avanzado estado de gestación. Aproximadamente una hora después se presentaron Sara y Georgina, la matrona y la doula que habíamos contratado con Khardaia, increíblemente respetuosas, nada invasivas y con gran capacidad de escucha. Igor ingirió un pequeño ejemplar de Psilocybe cubensis de la variedad Pensacola, de cultivo propio, para modular sutilmente su estado de consciencia y hacer equilibrios sobre la realidad. Y pasaron horas y horas, entre la agonía y la extenuación, y llegó la noche, y vino luego el día, sin que la matriz de Ianire dilatara más de tres centímetros....."

 Podeis seguir leyendo la historia en  http://www.ecotonia.com/noticias.html





Un saludo, Sara.
www.matronamadrid.com




1 comentario: