martes, 11 de junio de 2013

La lactancia materna mejora el desarrollo cerebral del bebé

Son ya de sobra conocidos los múltiples beneficios que aporta alimentar a nuestros hijos con leche materna.

Por lo general las inmensa mayoría de las madres españolas optan por esta forma de criar a sus bebés, sin embargo lo que me apena es ver como día tras día somos los profesionales los que nos cargamos la lactancia materna, pero es que lo que más me indigna y me avergüenza es ver como los profesionales no nos actualizamos, no estudiamos, no escuchamos las noticias, no leemos la prensa.

Hay tantas lactancias cortadas por la ignorancia....

En fin, ayer estuve impartiendo un taller llamado "Cómo saber si mi bebe mama lo suficiente?" en MaterNatal, pregunta que se repite por norma general en la mayoría de las asesorías de lactancia que hago.
En ella, había varias madres que me decían lo importante que es encontrar a un pediatra y ginecólogo que confíe en la mujer para alimentar a su hijo, y que defienda la lactancia materna sobre la artificial.
Pero no porque lo diga ellas, porque les va a resultar más fácil continuar dando de mamar a sus hijos, sino porque lo dice la evidencia científica!!!

Os dejo un artículo publicado hoy, interesante de leer.

http://www.abc.es/salud/noticias/confirman-imagenes-beneficio-cerebral-leche-15123.HTML

Un saludo, Sara
www.maternatal.com
www.matronamadrid.com

lunes, 3 de junio de 2013

La sonrisa del bebé.


La sonrisa del bebé en principio tiene el objetivo de intensificar la interacción entre la madre (padre o cuidadores) y el bebé para mantener la proximidad de ambos y desarrollar los lazos de apego. El acto de sonreír tiene un componente instintivo y otro aprendido.

El feto ya sonríe dentro de la tripa de la mamá, en muchas ecografías hemos visto a diferentes bebés sonreir.

Las primeras sonrisas son espontáneas y reflejas, ciertos estímulos provocan una sonrisa fugaz, incompleta y automática, es decir, no es una respuesta a otra persona e indica que el bebé se encuentra bien.

En la siguiente etapa de sonrisas sociales selectivas; el niño comienza a limitar los estímulos a los cuales sonríe. Hacia la cuarta semana de vida los estímulos que más producen una sonrisa con carácter social son los auditivos y el más eficaz la voz humana (especialmente la de mamá). Durante la quinta semana el rostro humano comienza a ser el motivo preferido para sonreír. Ya para esta época la sonrisa es completa y sostenida lo cual induce al adulto a responderle de forma cariñosa y juguetona.