miércoles, 14 de agosto de 2013

Volvemos en Septiembre


MaterNatal se va de vacaciones, 15 días para pasarlo en familia. Con mis niños y mi marido, en el Norte al fresquito. Cogeremos fuerzas para Septiembre, un mes con cambios; lleno de propuestas para todas las mujeres y niños que quieran pasar un rato agradable...

Os ofrecemos un lugar para cuidar el cuerpo: bailar, relajaros, hacer estiramientos, poneros en forma, reducir el contorno abdominal y su volumen.
 Daros un masaje relajante, o bien una reflexología podal; también contamos con fisioterapia.

Y también cuidar la mente, gracias a nuestro equipo de psicólogas; que ofrecen sesiones grupales (espacio para compartir con madres experiencias),  individuales o en pareja.

Seguiremos con nuestros talleres,  algunos renovados y novedosos (estad atentos que os sorprenderán!).

E inauguramos los grupos de lactancia/crianza; moderados por diferentes profesionales (psicóloga, matrona...) en la que las mujeres podrán hablar de sus dudas, alegrías, temores; acompañado de un buen café o infusión con algo de comer. Será divertido.

De momento os paso los horarios de las actividades, en breve los de los talleres para el mes de Septiembre.

Seguimos viendo el mail, por si os quereis reservar plaza para alguna actividad
info@maternatal.com:

 
Un saludo, Sara


jueves, 8 de agosto de 2013

CLAVES PARA LLEVAR BIEN EL EMBARAZO


Como hemos visto existen pros y contras a todas las edades, pero si seguimos una serie de recomendaciones, cualquier edad puede ser la adecuada para ser mamá.

 
CLAVES PARA LLEVAR UN EMBARAZO SALUDABLE:

ALIMENTACION: Durante el embarazo las necesidades nutricionales serán ligeramente mayores, pero esto no significa que tenga que comer por dos. La alimentación debe ser completa y variada, nunca abundante.

Es importante la ingesta de los suplementos alimentarios que te prescriban los profesionales que te lleven el seguimiento del embarazo (ácido fólico, iodo, hierro…)

Tu dieta debe ser:

Variada, equilibrada y fraccionada (al menos 5 comidas al día) con horarios regulares. Pobre en grasas saturadas y rica en ácidos grasos esenciales. Preferiblemente consume alimentos frescos y de elaboración sencilla, limitando los precocinados y enlatados. Modera el consumo de rebozados y frituras. Aumenta la ingesta de fibra. Asegura una adecuada ingesta de lácteos pobre en grasas (desnatados y semidesnatados).

 
HIGIENE Y BELLEZA:

Durante el embarazo  aumenta la sudoración y el flujo vaginal, por eso debe cuidar su higiene personal, es recomendable la ducha diaria con jabones suaves y neutros y posteriormente el uso de una crema hidratante  para el cuerpo sobre todo en las zonas que van a sufrir mayor estiramiento (abdomen, pecho y muslos), para prevenir las estrías.

Es muy importante el cepillado de los dientes y la lengua después de cada comida con un cepillo suave para evitar el sangrado de las encías.

 Evita la depilación con cera caliente que favorece la aparición de varices, utilice cera fría, pinzas o aparatos eléctricos.

 Utiliza ropa interior de algodón cambiándose siempre que lo necesites.

Toma el sol con moderación siempre usando cremas de protección alta. Hay más riesgo de la aparición de manchas.

 
EJERCICIO FÍSICO:

Durante el embarazo es muy positivo realizar ejercicio físico moderado de forma regular que te va a proporcionar bienestar físico, mejora en el sueño, en la circulación, en el tono muscular y además evita el excesivo aumento de peso.

La realización de actividades como el yoga o el pilates, que se centran en la conciencia corporal han demostrado ser eficaces para prevenir problemas posturales, y molestias características de la gestación, como dolores lumbares, ciática, retención de líquidos…

 El ejercicio además libera endorfinas, lo que ayuda a aumentar nuestra sensación de bienestar psicológico.

Las prácticas más recomendables son los paseos al aire libre, bicicleta estática,  natación, yoga, pilates y danza del vientre.

Es recomendable realizar los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico que se debilitan por el embarazo y el parto, pudiendo causar pérdidas de orina, entre otras alteraciones. Estos ejercicios se deben practicar antes, durante y después del embarazo varias veces al día. Te los enseñará la matrona.

DÍA A DÍA:

Es importante recordar que, por lo general, el embarazo es un periodo de salud; en el que podremos seguir con nuestra vida tal y como veníamos haciendo hasta el momento de la concepción. Podremos, en la mayoría de los casos, seguir trabajando, viajando… Con pequeñas precauciones.

 
CONTROLES DE EMBARAZO:

En la Sanidad Pública suelen alternarse las visitas al obstetra y a la matrona (con variaciones de una comunidad a otra). Sin embargo en la Sanidad Privada los controles de embarazo los suele llevar el ginecólogo.
Si tu embarazo es normal, sin riesgo BUSCA UNA MATRONA  que te de confianza, que te sepa escuchar, que te acompañe en esta etapa; ya que ella es la profesional específica para guiarte durante el embarazo. En MaterNatal ofrecemos consulta de matrona tanto para el embarazo como para el postparto. ¿A qué esperas para ver a la matrona? 
 
 
Un saludo, Sara
www.maternatal.com
www.matronamadrid.com
 
 


 

 




 

 

martes, 6 de agosto de 2013

¿Cual es la mejor edad para quedarse embarazada?


Los que opinan que cada vez se espera más para tener hijos, o que las mujeres tienden a retrasar el momento de ser madres, no andan desencaminados a tenor de los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE): en España la edad media de maternidad se sitúa en los 31,3 años y el número medio de hijos es de 1,38.

Podemos pensar que una mujer de 20 años no está preparada psicológicamente para tener un bebé, y la responsabilidad que trae su nacimiento. O podemos pensar que una mamá de 38 años no tendrá la misma energía física, ni la misma paciencia para vivir los primeros años del bebé, o que será muy mayor cuando su hijo sea un adolescente.

A pesar del aumento de algunos riesgos asociados con la edad de la madre, es importante recordar que la gran mayoría de los bebés nacen sanos y, a excepción de las anomalías cromosómicas, los estudios indican que el riesgo de malformaciones congénitas en bebés nacidos de madres maduras no es mayor que para los hijos de las mamás más jóvenes.

 
 
 
Madre a los 25 años
Pros:
El pico de fertilidad de las mujeres se produce entre los 20 y los 25 años de edad. Desde el punto de vista físico la mujer se encuentra en el mejor momento para el embarazo y la crianza.
Contras: probablemente estés todavía definiendo objetivos profesionales y estableciéndote desde el punto de vista laboral. Los principales inconvenientes para quedarnos embarazadas a esta edad son la inestabilidad laboral, la crisis… Pero ninguno desde el punto de vista biológico, si estamos hablando de una mujer sana.

Madre a los 30 años
Pros: En la actualidad, las mujeres de más de 30 años de edad que han postergado su maternidad se encuentran generalmente en excelente estado de salud, por lo que pueden esperar tener embarazos saludables

Contras: . A partir de los 30 años ocurre una reducción gradual en la fertilidad, de manera que la pareja podría tardar más en concebir, o enfrentarse con algunos problemas de infertilidad. Ésta es, precisamente, la franja de edad en que las mujeres más se someten a tratamientos de fertilidad.

Madre a los 35 años
Pros:
Es probable que las mujeres de 35 taños tengan un estilo de vida más sano, comprendan mejor las necesidades de su organismo, y se cuiden más en lo que se refiere a la preparación física y la nutrición.
Hay estudios que señalan que las mujeres a esta edad tienen una imagen más positiva de su cuerpo y que toleran con mayor facilidad los síntomas típicos del embarazo, como acidez estomacal o frecuencia urinaria aumentada.
Bienestar fetal: todos los estudios coinciden en que, para el bebé, el resultado final es tan favorable como para los nacidos de madres jóvenes, según lo demuestran las puntuaciones de Apgar, que evalúan el bienestar del bebé inmediatamente después del parto, y las demás pruebas y revisiones médicas que se hacen durante la niñez.
Contras: Tras los 35 años, la fertilidad decrece drásticamente (en aproximadamente el 50% de las posibilidades de una mujer de 20 años). No sólo se ve afectada la cantidad de óvulos, sino su calidad también existe mayor probabilidad de tener fetos con alteraciones cromosómicas.
Riesgos en el parto: Las mujeres de 35 años en adelante tienen una mayor probabilidad de tener un parto inducido, un diagnóstico de sufrimiento fetal, anestesia epidural, o un parto con fórceps o ventosas, y prácticamente todos los estudios están de acuerdo en que la tasa de partos por cesárea crece con el aumento de la edad. Sin embargo, este aumento no parece estar relacionado con ningún problema específico.

Madre a los 40 años
Pros: Suelen ser más cuidadosas con la dieta, acondicionamiento físico.


Contras: La posibilidad de quedar embarazada se reduce marcadamente (aproximadamente en un 10% de las posibilidades de una mujer de 20 años), aumenta considerablemente la probabilidad de tener niños con alteraciones cromosómicas (Sdme de Down, de Edwards…).
A más edad tienen más probabilidades de haber desarrollado ciertas enfermedades, como diabetes, algunos problemas relacionados con hipertensión o fibromas uterinos, que pueden afectar el embarazo y el nacimiento del bebé. Los estudios sobre el efecto de la edad materna en el embarazo y el nacimiento también indican un aumento en la frecuencia de las complicaciones durante embarazo, como hipertensión, diabetes gestacional, hemorragias durante el tercer trimestre, y colocación baja de la placenta.
Riesgos para el bebé: Inexplicablemente, un mayor número de bebés mueren antes de nacer, al final del embarazo, en este grupo de mujeres (1 de cada 440 embarazos de mujeres de 35 años o más, contra 1 de cada 1.000 embarazos de mujeres más jóvenes). Por este motivo, los médicos suelen vigilar más a las madres embarazadas que tienen más de 35 años durante las últimas semanas del embarazo.

 
 
Un saludo, Sara